Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dijous, 26 de gener de 2012

GÓNGORA EN LA PUERTA DEL WATER

En nuestros recientes días sevillanos tomamos una mañana el tren y nos acercamos a Córdoba. La idea era pasear por las callejas, visitar la Mezquita y la Sinagoga (la única en tierras andaluzas), cruzar el puente romano, y poco más.


Las calles de Córdoba son muy bonitas, blancas, diminutas, íntimas. Pero la zona antigua es reducida. Merece la pena una visita, qué duda cabe, lo mismo que los pueblos blancos andaluces que tanto predicamento tienen (no los conozco pero los imagino como la zona antigua de Córdoba). La Sinagoga estaba cerrada. El puente romano enseguida está visto, y además al estar tan remodelado casi ni se percibe la antigüedad cuando lo cruzas. La Mezquita, en cambio, sí que es maravillosa.
La sorpresa fue ver cómo la convirtieron en Catedral: tiraron al suelo la parte central y allí levantaron una Catedral. Naturalmente evité lo más que pude pasar por la zona cristiana, la central: la verdadera maravilla son los arcos árabes que dan una sensación extraña, majestuosa, inquietante incluso.

Cuando ya nos íbamos descubrimos el último detalle: la tumba de Góngora. Nada, una cajita que puede servir como metáfora, o para exclamar aquello tan cierto de que no somos nada. No me atraen especialmente las tumbas de famosos, esa extraña forma de fetichismo que puede seguirse fácilmente por la red y que te permite asomarte a la tumba de Keneddy, por un decir, e incluso ponerle unas flores. Pero, aun sin ese fetichismo, ya son varias las tumbas que he visitado: la de Machado en Colliure, la de Cortázar en el cementerio de Montparnasse en París, la de Marlene en Berlín. Y nada, efectivamente, no queda nada. A los muertos hay que buscarlos en los recuerdos, no en los huesos.

Por eso recordé poemas de Góngora y sonriendo me acordé de los que intercambiaron con su enemigo del alma Francisco de Quevedo, escribiendo así una de las páginas más afortunadas de nuestra poesía áurea. "Yo untaré mis obras con tocino porque no me las muerdas, Gongorilla" le espetó Quevedo llamándole judío. O "Érase un hombre a una nariz pegado", del mismo al mismo. Pobre Góngora, excelso poeta pero pereciendo ante los ataques inmisericordes del castellano. "Anacreonte español, no hay quien os tope" se limitó a contestarle, metiéndose con sus gafas. Aquello que había comenzado con la mala baba de un Quevedo joven ridiculizando los poemas del otro ("Ya que coplas componéis") acabará en una verdadera afrenta poética: "Quien quisiere ser culto en sólo un día, la jeri (aprenderá) gonza siguiente". Así, llanamente, Quevedo reduce a jerigonza la obra poética del otro.
Antes de salir a pasear por las calles cordobesas quise ir al baño. Pregunté a un guardia de la Mezquita  donde estaba y me señaló... me señaló la tumba de Góngora. Extrañado me dirigí hacia allí. Y sí, no lo había visto antes pero la tumba de Góngora está al lado mismo de la puerta de entrada al water de la Mezquita. Fue un estupor, una extrañeza. La tumba de Góngora al lado de la puerta del water. Así de contundente.

Mientras entraba creí ver la sombra de Quevedo sonriendo por ahí cerca. Qué gran poema no escrito, qué punto final más terrible. Y qué mala leche la de los cordobeses apostando tan claramente por Quevedo.

Yo, lo dije siempre, soy gongorino.

38 comentaris:

Miquel dijous, 26 de gener, 2012  

y yo ¡ vive Dios¡ gongorino ....y que mala leche ...eso de la tumba en la puerta del wc ¡¡ salut

Dilaida dijous, 26 de gener, 2012  

Junto a los baños es, según mi opinión el mejor sitio para situar la tumba del ingreído Góngora.

No voy entrar en discusiones contigo sobre este poeta, sabes muchísimo más que yo de eso, además como poeta tengo que reconocer que aunque un poco pedante, para mi gusto, no estaba mal.
Como hombre era un vanidoso, presuntuoso y jactancioso (y un montó de sinónimos más), se arrastraba detrás de los poderosos lo mismo que una serpiente, lo hizo detrás del Conde de Lemos por ejemplo; y como el conde pasó de él, se ensañó con Galicia, ahí van los ejemplos:

Oh montañas de Galicia
cuya (por decir verdad)
espesura es suciedad,
cuya maleza es malicia!,
tal, que ninguno cudicia
besar estrellas, pudiendo,
antes os quedáis haciendo
desiguales horizontes;
al fin, gallegos y montes,
nadie dirá que os ofendo.

O esta otra:

Pálido sol en cielo encapotado
mozas rollizas de anchos culiseos
tetas de vacas, piernas de correos,
suelo menos barrido que regado;
campo todo de tojos matizado,
berzas gigantes, nabos filisteos,
gallegos del Cairo, búcaros pigmeos,
traje tosco y estilo mal limado;
cuestas que llegan a la ardiente esfera,
pan de Guinea, techos sahumados,
candelas de resina con tericia;
papas de mijo en concas de madera,
cuevas profundas, ásperos collados,
es lo que llaman reino de Galicia.

No tenía derecho a insultar a un pueblo como lo hizo y sólo porque "un gallego" no le hizo favores.

Por todo esto me parece muy bien que sus restos se encuentren cerca de la m..., como la que soltó su pluma contra Galicia.

Bicos

Reyes dijous, 26 de gener, 2012  

Bueno,Góngora ya descansa y le daría lo mismo que sus huesillos estuvieran ahí que en otra parte, aunque es verdad,no deja de ser una ironía.
Los que organizan los espacios públicos no son tan retorcidos,de todos modos.
o sí?
Parece más bien una típica chapucilla sureña.
Jejej.
Petons.

Felipe dijous, 26 de gener, 2012  

No conozco la mezquita pero es increíble lo que cuentas sobre la tumba de Góngora.No soy muy de Góngora en cuestión poética pero sí que estimo que revolucionó la forma de escribir poesía

Saludos

Encarni dijous, 26 de gener, 2012  

Al terminar de leerte, he pensado ... si es gongorino, al ir al baño habrá hecho de las suyas, acordandose de Quevedo y toda la jarka seguidora. Pero, bueno estabas en buen sitio para esos menesteres :)

La verdad es que justicia poética con Góngora, ninguna, pero, vamos, que la justicia hoy en día es para irse al baño, y echar la pota.

Spanish is differet como decía el difunto Fraga.

Un abrazo.

Eastriver dijous, 26 de gener, 2012  

Dilaida, me dejaste estupefacto, jajaja. Sí que fue un arrastrado, sí que fue un descendiente de judíos conversos que trató de ocultarlo a viento y marea, sí que tuvo otras gracias del siglo. Pero son casi las mismas gracias que tuvo Quevedo que fue el mayor racista del orbe. De todas formas uno aprendió a no mitificar a los poetas que admira porque es cierto que se pueden caer a pedazos humanamente a la mínima.

Galicia sigue siendo maravillosa a pesar de lo que dijo un picajoso Góngora. Eso es indudable.

Anna Jorba Ricart dijous, 26 de gener, 2012  

Ramón....
Una ingeniosa entrada tal como te expresas con lo de la tumba de Góngora...jajajajaja¡
 el Water es una estancia en la que se entra cada día (más vale así), para evacuar, para lavarse...etc,etc...con lo que,  bien pensado,  es un lugar en la mezquita de mucha afluencia...jajajajaja¡...Góngora estará muy visitado....¡no sufras! y sin embargo Quevedo, ya ves, reposa en en la cripta de una iglesia ...seguro que estará más aburrido...¡jajajajaja!

Y permiteme ahondar en lo que dices. La mezquita de Córdoba es la única conservada en la actualidad, pero no la única mezquita de Andalucía porque verás, en Lucena, que es un pueblo de esos grandes, de Córdoba, de los que llaman cabeza de partido, y que conozco por razones familiares...fue en el pasado una de las grandes ciudades judías en la España musulmana, pero las presiones de los almohades de Texufin, hicieron desaparecer todo resto y rastro de los judíos;  la Iglesia paroquial de Santiago Apostol,   fue una de las más importantes sinagogas.
Aquí hay una reseña

Hay otra antigua sinagoga en Belalcazar, también en Córdoba....y mezquitas  hay otras en Andalucía en Fuengirola, una moderna mezquita como la de Marbella y Málaga.... tambien en Granada , en Almeria, la de Almonaster la real, en Huelva (que conozco personalmente), la de Algeciras, en los terrenos del Hotel Reina Cristina...etc,etc...
Me he reido mucho con tu ironia.
Molts petons

Lluís Bosch dijous, 26 de gener, 2012  

Mira tu por donde, hoy hablamos los dos de un poeta, aunque a mucha distancia. Y por cierto: qué ganas me vienen de volver a Córdoba, en dónde estuve poco y deprisa...

Enric H. March dijous, 26 de gener, 2012  

Còrdova és immensa! La mesquita, la sinagoga (jo sí que hi he estat), el call jueu... El menjar, la gent...

Góngora no tenia més remei que ocultar la seva condició de convers, com ho havien de fer tots els conversos i descendents de conversos (d'altra banda, la nòmina de jueus conversos entre els escriptors del Segle d'Or és llarga, llarga). Renegar públicament de la seva condició era la manera d'evitar qualsevol senyal de criptojudaisme, encara que fos fals, perquè els podia dur al foc de la Santa Inquisició.

Góngora, Quevedo; Quevedo, Góngora... Com que no he de triar persones sinó escriptors, em quedo amb tots dos. Però, és clar, mai hauria estat amic de Quevedo.

No vas veure la tomba de l'Inca Garcilaso?

Pilar dijous, 26 de gener, 2012  

Tal ves si Quevedo levantara la cabeza, se moriría de gusto ante la falta de atino involuntaria jerigonza.
Por suerte, no soy de nadie, aunque admiro mucho.
Me gustó el paseo por la antología poética de tan ilustres poetas y por las calles de Córdoba, la llana...Y por sus pueblos, que huelen a aceite y a bandoleros que andan tras el misterio de la mujer morena.

Isabel Martínez Barquero dijous, 26 de gener, 2012  

Mira que me divertía de joven con las pullitas quevedescas hacia Góngora...
Pues, para mi gusto, Don Luis era muy relamido escribiendo. Tuvo aciertos y versos muy hermosos, no niego que sea un gran poeta, pero siempre me repelió ese verse a sí mismo como tal, que lo huelo en sus versos. Otra gran virtud suya fue inspirar, una vez bien muerto a la Generación del 27,
No es que Don Francisco fuera una prenda, que la mala leche le sobraba y pobre de quien callera bajo su mirada crítica y burlesca, pero me llega más que Góngora. Y ya habrás observado que hasta los cordobeses les pasa lo mismo, jajaja. Mira que poner al pobre Góngora de portero de váter...

¿No conocías la mezquita de Córdoba? Como me alegro de que la hayas visto, porque es una maravilla. Y todas esas callejuelas adyacentes, con sus patios, sus fuentes y sus plantas, también me gustaron mucho.

Antes de despedirme, he de decir que no veas cómo me he reído con el comentario de la amiga Dilaida. ¡Qué bueno! Nos queda claro que jamás podrá ser gongorina.

Un abrazo.

Mª Trinidad dijous, 26 de gener, 2012  

Pero qué interesante querido Ramón:
Me he quedado con la boca abierta, gongorino no lo había escuchado nunca, lo he leído dos veces para enterarme.
Un abrazo y felicidades, es buenísimo, y muchas gracias majo por compartirlo, con nosotr@s.
Mari Trini.

Antonio dijous, 26 de gener, 2012  

A ambos los conozco algo por su obra, no por su personalidad. De tu entrada me quedo con el hecho, poco presentable, de que esté la tumba al lado de los servicios, que, por cierto, yo no lo sabía, y eso que he estado varias veces visitándola.
Góngora, humorísticamente y en plan Quevedo, podría responder a la pregunta de cualquier amigo: Hola, qué tal? con un "Aquí me ando"
Saludos

Pilar dijous, 26 de gener, 2012  

Lástima no pudieses ver la sinagoga, te hubiera encantado. Y ¿del tapeo? poco hablamos de las cosas mundandas...

Lo siento, me siento más de Quevedo, aunque ponerlo en la puerta del baño, me parece un poco excesivo. ;)

mariajesusparadela dijous, 26 de gener, 2012  

Pues yo , desde esta tierra, solamente puedo decir: fuiste a donde los gallegos te mandamos "¡góngora vai á merda!"

Ciberculturalia dijous, 26 de gener, 2012  

Gusto da en estos negros días venir a verte y encontrar arte, belleza y sensibilidad. Gracias querido Ramón
Un beso

nocheinfinita dijous, 26 de gener, 2012  

A mi no me importaría que pusiesen mi tumba al lado de un wc, pero eso sí, siempre que estuviera en una mezquita, jejje.

Un beso

Alfonso divendres, 27 de gener, 2012  

Pues no sabía yo eso... no conozco yo Córdoba como debiera. Y eso que hice la mili allí, en la sierra, y luego he ido por motivos de trabajo.
Oye, me he quedado pensando en el poeta, en Machado, he pasado por Sevilla, por aquél patio y el huerto claro donde madura el limonero.. ¿por qué no está enterrado en España? ¿está Leonor enterrado con él? Creo recordar que sí... debería venir a España, pero no sé que razón habrá habido para que no haya sido así.
En fin.
Ande yo caliente... y ríase la gente, gongorino :P
(

Montse divendres, 27 de gener, 2012  

No sé mucho de poesía, aunque me gustan los dos, el "ande yo caliente" o "érase una nariz" ¿quién no ha dicho eso alguna vez?. Me ha encantado leer tu entrada y todos los comentarios, buenísimos!

José Vte. divendres, 27 de gener, 2012  

Posiblemente estar situado al lado del water de un lugar tan visitado como es la Mezquita de Córdoba, es todo un privilegio. ¿Y de la cantidad de chismes que se estará enterando el bueno de Gongora? Seguro que ya tiene material más que de sobra para responderle como corresponde al otro bueno de Quevedo, jejeje.

Un abrazo

Lily Austen divendres, 27 de gener, 2012  

Aixxx señor, mira que eres decreído, jajajja. Los restos de Góngora están en una de las capillas laterales, la de San Bartolomé, y los restos de Garcilaso de la Vega, en la de las Ánimas. Ahora bien, ve buscando un arquitecto, para saber por qué las capillas están junto al mingitorio....!!!!! Muchos besos. Ves, ya me has hecho reír...!!!!!

MariluzGH divendres, 27 de gener, 2012  

Justicia poética, querido amigo, justicia poética. Yo me reí muchísimo también cuando "le visité" la primera vez... aunque tal vez sea el mejor sitio para él, así puede estar orgulloso de tener visitantes ¡garantizados! jejeje

un abrazo grande

emejota divendres, 27 de gener, 2012  

Me has recordado el delicioso viaje que hicimos a Córdoba hace años y la belleza de la mezquita. Bs.

Montserrat Sala divendres, 27 de gener, 2012  

Quin viatge tan aprofitat al Sur. I de Sevilla no vàreu portar a cap dels seus poetes?. Gracies per compartir, amic.

MAMÉ VALDÉS divendres, 27 de gener, 2012  

Siempre que voy a Córdoba suelo ir a la Mezquita, y lo que más me impresiona son como tu bien dices los arcos árabes, la tumba de Gongora la recuerdo pero lo del water no, así que la próxima vez estaré pendiente, un saludo y original y currada entrada...

genetticca dissabte, 28 de gener, 2012  

Hola Ramón.

No conozco Córdoba, pero quizás algún día...
A los dos poetas si,se tiraron los trastos como dos marujas.
Es cierto, se visita más un aseo que una iglesia, así que indiscutiblemente me parece un acierto la situación de los restos, cerca de otros restos biológicos que se despositan por los vivos.


A Fraga le correspondía ser enterrado en una acequia de purinas, pero las habría contaminado.

Un saludo

◊ Dissortat ◊ dissabte, 28 de gener, 2012  

¡Gongorinos todos! Reivindiquemos el cambio de ubicación de la tumba de Góngora YA!

Salut

Txema dissabte, 28 de gener, 2012  

Que le den morcilla, a la que cantó de forma exquisita.

y riase la gente.

un abraçada molt forta

Maripaz Brugos dissabte, 28 de gener, 2012  

Jajaja, Ramón, que divertido!! Solo tu podia fijarse en ese detalle del water.
Dilaida,tambien me ha hecho sonreir con su comentario.
Córdoba bien merece varias visitas, se saborea mejor.
Me encantó como siempre seguirte en tus viajes, eres un estupendo correponsal.

JOAQUIN DOLDAN diumenge, 29 de gener, 2012  

voto por córdoba, pura belleza mezclada

Cabopá diumenge, 29 de gener, 2012  

ja,ja,ja,...Me ha gustado mucho volver,claro que sí..

Ahora que me estoy poniendo al día me doy cuenta que hemos coincidido en el viaje y en la foto de entrada,ja,ja..

Ya iré contando con algunas otras foticos...

Después vuelvo y te leo más despacio.
Besicos

Anònim diumenge, 29 de gener, 2012  

Bueno, vale que Góngora fuera como era. Pero vamos, no veo adecuado que sitúen su tumba al lado de un cuarto de baño.

Como tampoco entiendo el comportamiento de ciertos gallegos a día de hoy, tres siglos después.

Eastriver diumenge, 29 de gener, 2012  

Señor don anónimo, yo a los gallegos y gallegas que luchan por la dignidad de su tierra no sólo les entiendo sino que les aplaudo. A los gallegos que me cuesta más de entender son aquellos tan colonizados que se avergüenzan de su patrimonio. Supongo que a usted estos últimos le caen mejor, porque son obedientes, se callan, votan a quien deben, y disimulan su acento. Et voilà... todos son puntos de vista.

Dilaida dilluns, 30 de gener, 2012  

GRACIAS RAMÓN

Bicos

mientrasleo dilluns, 30 de gener, 2012  

Me quedé dos veces a las puertas de conocer esa ciudad, y tengo la espina con el tema.
Ahora ya hay unos cuantos sitios en los que apunto debo de fijarme.
Un saludo y gran escrito. Comparto tu admiración por Góngora.

El Joven llamado Cuervo dilluns, 30 de gener, 2012  

Ja ja! El comentario de Mary Jesus es implacable y me arranco carcajadas gongorinas. En fin, nosotros tenemos al gongorino Borges, pero es verdad, nada de mitificar poetas.
Un abrazo.

Jose Lorente dilluns, 30 de gener, 2012  

Me parecen más interesantes y fructíferas esas rivalidades que los Barça-Madrid de hoy en día.
Eso sí que eran "clásicos".
La próxima vez que vaya me fijaré a ver si continúan los grafitis de Eastriver en las columnas.
Un abrazo.

Lembranza dimarts, 31 de gener, 2012  

Gracias a ti Ramón y a Dilaida, hoy conozco mas a Góngora. Y esta faceta suya, no me gusta nadaa. La verdad es que no conocía estos "versos".
Debería haberse metido con el Conde de Lemos, no con Galicia, y los gallegos, que ya bastante abandonados estaban.
Por cierto las papas de mijo, están buenísimas. Una buena leche de vaca y harina de maíz, rico, rico, doy fe de ello.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP