Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dijous, 27 de gener de 2011

CUBELLS: TODOS A LA CALLE

Abril de 1980. Unos coches llegaban a un pequeño pueblecito leridano. Los ocupaban personas teóricamente en son de paz (enviadas por el obispo de la diócesis y por el Ministerio de Cultura), pero el pueblo en pleno salió a la calle, cortó la carretera y no dejó que los coches se acercaran a su población. Los ocupantes, con sus mejores sonrisas, venían a recoger unas imágenes religiosas custodiadas en las iglesias del pueblo para llevarlas a algún museo y, teóricamente, protegerlas. El pueblo no lo permitió. Hubo gritos, amenazas y miedo. Y los funcionarios del ministerio y los curas se tuvieron que volver por donde habían venido con las manos vacías.

Ese pueblo se llama Cubells y es el pueblo donde nací yo. ¿Cómo es posible que un pueblo de paz reaccionara de forma tan violenta frente a unos visitantes que pretendían solamente (teóricamente, añadiría yo) recoger sus muestras artísticas para protegerlas de posibles depredadores? La explicación, como en casi todo, se encuentra en la historia. Cubells había atesorado grandes muestras artísticas que muchos sacerdotes no habían tenido empacho ninguno en vender al mejor postor. De esta forma actualmente tenemos muestras de arte original de mi pueblo en museos de Barcelona, Bilbao o Chicago, por nombrar algunos. Siempre se hizo con teóricas buenas intenciones: proteger las muestras artísticas, tratar de evitar su robo, conseguir un dinero para el pueblo... Pero la realidad es que en 1980 en Cubells casi no quedaba nada de todo el arte que había tenido. Y las últimas piezas iban a recogerlas, ese día de abril de 1980, varios miembros del ministerio y de la diócesis.

Se montó una marabunta descomunal, los niños no fueron a la escuela, el pueblo acudió en masa para cortarles el paso a los representantes oficiales y cuentan las crónicas que el coche de los representantes religiosos fue alzado a peso por los vecinos. Uno de los curas amenazó con que iba a venir el obispo (ingenuo... estábamos ya en 1980 y el obispo ya no asustaba a nadie). Y, siempre según las crónicas, como en uno de los mejores relatos carpetovetónicos de Cela, una de las más notables beatas tronó a voz en grito: "Eso, eso, que venga el obispo, que le vamos a cortar los cojones". Excelso.

Cuando hace un par de años estuve en NY visité The Cloisters, un edificio de claustros originales pirenaicos llevados piedra a piedra a Manhattan, donde además pueden apreciarse numerosas muestras de arte sacro catalán, navarro y francés. Los habitantes de Cubells sabían que esas cosas ocurrían: que con buenas intenciones se llevan lo que tienes y que probablemente luego alguien se llena los bolsillos con ello.

Como podéis ver la cosa apareció en la prensa. Imagino que de haber existido los actuales programas de cotilleo hasta en la tele hubiera aparecido. Y cierto periodista, muy señor y muy burgués de Barcelona, bienpensante y promuseístico, ventiló el asunto diciendo que se había tratado de una quijotada. No entendió nada el señor. O probablemente lo entendió todo. Una gran quijotada de un pueblo unido defendiendo lo que es suyo.
También se generaron cartas al director, algunas a favor de la actitud fuenteovejunesca del pueblo y otros a favor de las autoridades. Naturalmente la gente de bien se puso del lado del pueblo. Sólo los rancios levantaron el dedo.

Es importante acabar esta entrada diciendo que en la actualidad las imágenes y demás objetos artísticos que un día el pueblo defendió siguen felizmente en Cubells. Nadie volvió a intentar llevárselas. Cambiaron la llave de las iglesias, multiplicaron las medidas de seguridad, aseguraron las imágenes con protección de hierro a las centenarias paredes de las iglesias y esperaron que no volvieran más ni obispos ni ministros. Así fue. De momento habían descubierto que, a veces, es importante saber enseñar los dientes a tiempo.

36 comentaris:

"ACAPU" dijous, 27 de gener, 2011  

Un pueblo unido no es vencido nunca. Por eso, porque estamos desunidos, nos va como nos va, y nos dejamos robar con regularidad.

Buen ejemplo el de Cubells.

Dilaida dijous, 27 de gener, 2011  

Esto que cuentas ocurrió en muchos lugares de España. En muchos pueblos los curas se encargaron de hacer desaparecer obras de arte que pertenecían al pueblo y siempre con la disculpa de protegerlas.
Me alegro que los vecinos de tu pueblo les hiciesen frente.
Bicos

emejota dijous, 27 de gener, 2011  

Cuanto me ha gustado esta entrada. Ejemplar pueblo, y por lo que se ve tu tambien digno ejemplar de su origen. Petons.

MAMÉ VALDÉS dijous, 27 de gener, 2011  

Que buen ejemplo para los tiempos raros y salvajes que corren.

Esta historia la cogen los de Hollywood y es película de Oscar, un saludo y seguir así.

Edmundo dijous, 27 de gener, 2011  

Claro que si: Un aquijotada. Y éstas son las cosas por las cuales, creo en el hombre y siempre voy a creer.

Camino a Gaia dijous, 27 de gener, 2011  

Beatas como esas son dignas de exportación. Escarmentadas de los que siempre dicen hacer las cosas por nuestro bien.
Un abrazo

ana dijous, 27 de gener, 2011  

sí señor, un pueblo con un par de.....C.

que bueno... Eso, eso, "que venga el obispo, que le vamos a cortar los cojones".

Es que todavía no se enteraban de la copla, acostumbrados al mangoneo.


besitos

Felipe dijous, 27 de gener, 2011  

Pues yo aplaudo a rabiar a los vecinos de tu pueblo.No hicieron ,ni más ni menos ,que defender lo que les pertenecia

Me ha gustado mucho,Ramón,esta entrada por lo que cuenta y la forma de hacerlo

Saludos y viva Cubells

Jose Lorente dijous, 27 de gener, 2011  

Habrá que pasarse por Cubells a ver esas imágenes y objetos artísticos y, sobre todo, a conocer a sus gentes.

Es importante enseñar los dientes a tiempo y, si es menester, pegar algún que otro mordisco.

Un abrazo.

Txema dijous, 27 de gener, 2011  

O sea que los de ese pueblo sois unos combativos. Sabes que allí nació Inés Sabanés.

¡Vaya casualidad!

un abrazo

Pilar dijous, 27 de gener, 2011  

Lástima que no todos los pueblos supieran cuándo, o fueran tan listos y adivinaran que su párroco les mentía, o temieran que la Guardia Civil hiciera algo más que acompañar al camión, lástima, para algunos, para otros una suerte, en concreto para los fondos de algún museo que se niega a devolver lo suyo a sus dueños.
En fin, no todas las historias por parecidas que sean acaban igual, enhorabuena a los de Cubells.

Fackel dijous, 27 de gener, 2011  

Ramón, formidable que traigas a colación este caso. Te diré que Castilla fue diezmada por la misma Iglesia (sé de arzobispos que vendieron obras a los anticuarios), por los caciques incluso durante el franquismo, por los compradores que aprovechaban vacíos legales. Ya que citas NY. Habrás visto allí una iglesia románica entera trasladada desde Fuentidueña (Segovia), o parte de las impresionantes y únicas pinturas mozárabes de San Baudelio de Berlanga (Soria) o la reja de la Catedral de Valladolid...por citar aquello más significativo.

No es por tratar de quitarte el complejo, pero como dice Dilaida, las razzias sobre el arte y el bien común fueron una constante y se dio en todos los lugares de España. Algún día habría que hacer un inventario de joyas que decoran cortijos andaluces, masías catalanas, mansiones del barrio de Salamanca en Madrid, fincas castellanas, etc.

Te lo aseguro, te lo confirmo, sin pretender reducir o anular la importancia de otras barbaries en otros lugares de la península. Castilla fue saqueada legal e ilegalmente. Tal vez porque acumuló históricamente un tesoro artístico desmesurado. Pero entre la invasión napoleónica, la frustrada desamortización de Mendizábal, la inercia de la decadencia que ahogó el desarrollo moderno que otros tuvieron, el caciquismo de los siglos XIX y XX, y los abusos de los vencedores del Caudillo sobre la Castilla aplanada, vencida (sí, hubo una Castilla vencida dentro del campo de los vencedores, pero es un tema para hablar en otro momento) y agostada se aprovecharon muchos ladrones de mano sangrienta y otros de guante blanco. Incluídos, ya he dicho, los ungidos por el Señor.

Todo hay que decirlo.

Un fuerte abrazo.

Eastriver dijous, 27 de gener, 2011  

Gracias a todos por vuestros comentarios. Fackel, me ha sorprendido lo que cuentas.... tremendo pero lo creo sin ningún problema, como supondrás.

Txema, sí, ahí nació Inés, jajajaja, la veo casi todos los veranos. No la conozco pero la admiro mucho.

J. G. dijous, 27 de gener, 2011  

curiosa historia de pueblos de por aquel entonces, a mí me ocurrió otra ese mismo año, quedarnos averiados en Solsona en un autobús escolar cuando veníamos de La Pobla de Segur.

Isabel Martínez Barquero dijous, 27 de gener, 2011  

Qué entrada más estupenda. La he disfrutado. Mientras la leía, resonaba Lope de Vega en algún lugar de mí. Porque Cubells fue una Fuenteovejuna en la defensa de su patrimonio cultural y artístico. No veas cómo me he alegrado de que vencieran los vecinos, porque no hay derecho a que se produzcan esos expolios de los que todos hemos oído hablar.
Besos, muchos, a montones.

ARO dijous, 27 de gener, 2011  

El nubló unido... Todo un ejemplo de defensa de lo que pertenece a todos.

almalaire dijous, 27 de gener, 2011  

Como me ha gustado la beata que le quería cortar los cojones al obispo, es que la veo :)

Cúanos Cubells harían falta. Más Quijotes y menos curas y barberos que sólo buscan nuestro bien...ya nos ocupamos nosotros de nuestro bien y de nuestro daño.

Un beso, Ramón.

RGAlmazán divendres, 28 de gener, 2011  

Una gran lección, que ojalá se repitiera contra todos los abusos que se están consolidando contra los trabajadores. Si todos hubieramos salido a la calle, no se hubieran llevado esas piezas preciosas del Estado del bienestar que nos han birlado.

Salud y República

Isabel divendres, 28 de gener, 2011  

Ahora debemos tener los dientes de leche porque se caen antes de enseñarlos.

Buena entrada.

Anna Jorba Ricart divendres, 28 de gener, 2011  

Muy ejemplar la actitud de Cubells...esto demuestra que cuando las personas nos unimos por una causa, la fuerza es tremenda y se multiplica...y eso deberiamos de tenerlo en cuenta...para que no nos "colaran tantos tantos"...que después vienen las quejas...

Anònim divendres, 28 de gener, 2011  

Que las vendan y con el dinero que saquen que hagan algo de provecho por el pueblo y para "EL PUEBLO"

Hay que ser paletos: a la calle por cuatro imágenes religiosas y un par de retablos. Los mismos que las adoran y las protegen amenazan al Obispo. ¡Hombre! un poquito de coherencia.

Deberíamos aprender un poco del nihilismo taliban afgano. ¡Tanto respeto por el arte sacro! Si hubiesen sido obras en bronce de Chillida ya las habrían fundido para hacer una campana nueva para la torre de la iglesia.

Jose Vte. dissabte, 29 de gener, 2011  

¡Ole por el valor y los "huevos" que le echaron/echasteis la gente de Cubells!, lo que dices que vinieron a hacer se llama expolio, y normalmente debería de estar penado.
Me ha gustado mucho esta entrada.

Un fuerte abrazo

Eastriver dissabte, 29 de gener, 2011  

Anónimo, te publico porque estoy de buen humor, que no acostumbro a poner los comentarios anónimos. Lo único que puedo decir es que me alegro infinito de que no seamos del mismo pueblo. Brindo por tu progresismo entendido de esta forma, pero brindo más por la alegría que me contagia al observar que en eso, y probablemente en otras cosas, somos tan diferentes.

m.eugènia creus-piqué dissabte, 29 de gener, 2011  

Ramón, estas cosas pasan y pasan y vuelven a pasar, creí por otra parte que eras un pixapins, jajajajaja y ahora me sales conque eres de Cubells.Un abraçada.

Madame Minuet dissabte, 29 de gener, 2011  

Lo consiguieron, monsieur, enhorabuena. Y una buena historia la de esa resistencia.

Feliz fin de semana

Bisous

Miguel Baquero dissabte, 29 de gener, 2011  

Pues felicito a tu pueblo, y a ti en lo que te toca, por vuestro coraje. Realmente, yo he sabido de expolios que se han hecho de forma más descarado y de cómo unos cuantos han timado a todo un pueblo, y no ha habido ninguna pena para ellos.

Alfonso dissabte, 29 de gener, 2011  

Lo curioso de todo, es por las cosas por las que un pueblo se moviliza.
Aquí yace una religión entendida de una manera muy parecida a la andaluza ( jjj ), es decir, cuando te tocan la fibra de más adentro, lo tuyo, saltas con uñas y dientes.
Desde un laicismo radical, no se podría entender, pero yo sí, lo entiendo.
Eso sí, aquí en Jerez pasan cosas curiosas. Se puede movilizar toda una ciudad de 200.000 personas para sacar un paso de semana santa, y viene un sindicato para protestar contra el paro (hay 30.000 parados apuntados) y aparecen 300.
Ya te digo, curioso como se moviliza la gente y por qué.

Isabel diumenge, 30 de gener, 2011  

Entre políticos y obispos dejan los pueblos vacios de su riqueza. Solo hay una forma de poder con ellos. Todos contra ellos.
Un saludo.

felicitat diumenge, 30 de gener, 2011  

Me gusta que hayas hablado así de esto. En mi pueblo no hay estas obras de arte, pero el trabajo que el pueblo hace por y en la parroquia no queremos que nos lo quite nadie. Ni nuestras tradiciones religioso-culturales, ni nuestro Pessebre vivent, les Caramelles..., y esa, es una de las razones por la que participo en ella, para que cuando vengan a imponer leyes de antaño se las metan en el bolsillo. Y eso, al Bisbe no le tenemos nada que ocultar, si quiere, que venga... que ya ha venido, y creo que en estos pueblos donde la gente parece que callan y andan, son con los que no pueden, y tienen que marcharse con el rabo entre las piernas.
Encantada de haber leído esto. El mejor salesiano que tuve cerca, vive en Calaf. Se encuentran a faltar por eso aquellos años con los salesianos. Qué libertad compartir aquella alegría, que alegría compartirla con libertad!
Petons.

Thiago diumenge, 30 de gener, 2011  

jaja que verguenza debe de sentir ese señor que escribió aquello de Quijotadas si hoy leyera tu post. Es verdad que hubo grandes robos y expolios en las iglesias de este país, pero en gran parte todo ese teroso fue penosamente vendido por los curas para gastarselo en sabe dios qué (y nunca mejor dicho). Si no de qué tantas cosas en museos y anticuarios?. ¡Qué verguenza!.


Bezos.

Maripaz Brugos diumenge, 30 de gener, 2011  

Ramón, solo puedo decir un olé por la gente de tu pueblo...la unión hace la fuerza.
Lo que cuentas pasó en muchos pueblos, es más en alguno todavia sigue pasando. Quizá no queden muchas obras de arte por expoliar, pero los curas venden todo lo que pueden, y que no es de ellos, es del pueblo.

Bel M. dilluns, 31 de gener, 2011  

No conocía esta historia. ¡Es estupenda! Cómo pudieron salvar lo último del expolio... la iglesia tendría que pedir perdón por tantas cosas, porque claro que se lucraron con estas desapariciones. Y, ¿os habéis enterado de la última, la de los bebés robados durante el franquismo, en la que al parecer intervenían monjas, sacerdotes, enfermeras, médicos y policía? Y aquí continuamos, sin tribunales, ni juicios, ni memoria histórica que lo remedie.
Una abraçada.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dilluns, 31 de gener, 2011  

Cerca de 30 comentaristas apoyan incondicionalmente a los fuenteovejuneros de Cubells. Solamente un anónimo pone en su justo lugar el tema:

-Jerquía de la Iglesia versus feligreses
-Conciencia de patrimonio colectivo solamente en lo concerniente al hecho artístico sacro

Después de que el señor Obispo y sus secuaces llegasen al pueblo con el cuento, ¿Cuántos de esos feligres combativos ha apostatado? Si son sus mismos pastores los que les pispan sus llamadas "riquezas". ¿Por qué no se cambian de rebaño?

¿Se movilizarán igual cuando se construya donde no se debe?
Ante la hipotética construcción de una pista de esquí, pérdida del patrimonio natural con sus consecuentes pingües beneficios ¿qué harían?

¡Cuánta impostura! ¡Cuánta aventura reinvidicantiva vana por un par de retablos y una escayola vestida!

¡Salud!

Eastriver dilluns, 31 de gener, 2011  

MJ, en primer lugar, me alegro de leerte. Los habitantes de Cubells no son perfectos ni se manifiestan todo el santo día: son como nosotros, es decir, se manifiestan demasiado poco. Tienen sus contradicciones, se equivocan, a veces luchan y otras se callan vergonzantemente. Como todos, vaya.

Pero si de algo pueden estar orgullosos es de haber salido ese día, haber decidido ser desobedientes y salir a luchar por una escayola vestida que a otros les interesaba. Salir a luchar por esa figura pero no para venderla sino para conservarla. En base a cierta actitudes sentimentales.

Cuando el mundo se mueve solamente por dinero y a todos se nos cae la cara humana de vergüenza en casi todas las esquinas, me parece noble que alguien decida luchar por algo con la sola idea de pertenencia, de afectividad y de cariño. Si lo ves así, bien, si no, chico, te digo lo mismo que al anónimo: menos mal que los habitantes de Cubells no eran como tú, de lo contrario esa escayola vestida estaría ahora en un museo de Boston y alguien se hubiera llenado los bolsillos, cosa que a ti obviamente te la traería al pairo, como sueles decir.

Y recuerda, bucles no. Un abrazo de todas formas.

Antònia Pons Valldosera dilluns, 31 de gener, 2011  

Això ha passat en altres poblets com per exemple Mentuy. Hi havia un retaule preciós que es van negar a que se l'emportessin.
I a mi em sembla molt bé. Quan vaig veure'l al poble hi viviea només una família. A hores d'ara potser no hi ha ningú.
Petons.

msabane2 divendres, 06 de maig, 2011  

Avui per casualitat he obert " Cubells todos a la calle" i m'ha sorprés, de seguida he pensat qui podia escriure sobre aquest tema i ha estat com una mena d'endevinalla. Però quan he llegits els estius amb les padrines i l'amiga Rosa de seguida he pensat que podia ser algú que és molt a prop, m'ha agradat. Petons.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP