Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dissabte, 11 de desembre de 2010

VERDI, SHAKESPEARE, HUGO, LE ROI Y RIGOLETTO

Se ha convertido en lugar común señalar que entre Verdi y Shakespeare es el segundo quien expresa con mayor intensidad y profundidad el sentir del alma humana. Pero es que Shakespeare es Shakespeare, lo mismo que Cervantes es Cervantes. Luego, música y literatura son caminos diferentes para llegar a la emoción y al cuestionamiento. A la inquietud. A la exaltación. Y probablemente a la sabiduría.

De todas formas me gustaría recordar una anécdota que habla de la ópera como de forma privilegiada para expresar la complejidad afectiva, uniéndola y creando belleza. Se trata del famoso cuarteto Bella figlia dell'amor del Rigoletto de Verdi. La obra está inspirada en el drama Le roi s'amusse de Victor Hugo. El novelista y dramaturgo asistió a una representación de la ópera de Verdi para ver qué había hecho el músico con sus personajes. Le gustó mucho. Y una cosa tuvo que reconocerle.

El momento del Bella figlia ocurre en dos escenarios contiguos. Por un lado, el interior de una posada, donde el duque de Mantua, libertino y burlador, le canta a la prostituta Maddalena, que coquetea con él. En la calle, Rigoletto, furioso, ha llevado a su hija Gilda para que vea que efectivamente el duque la engaña. Asistimos a la unión de las cuatro voces típicas (tenor, soprano, barítono y mezzo) conformando, desde expresiones emocionales totalmente diferentes, el más famoso cuarteto de la historia de la ópera. El duque se muestra chulesco y libertino. Maddalena juega con él y coquetea burlona. Rigoletto, sosteniendo a su hija, clama venganza entre dientes. Y Gilda ofrece un lamento lleno de desengaño y rabia.

Cuando Victor Hugo vio lo que había hecho Verdi no pudo menos que quitarse el sombrero y reconocer que él, en el teatro, en la literatura, nunca podría conjugar cuatro voces tan distintas en una misma melodía, y unificar, de esta forma, tan dispares sentimientos. Yo también me quito el sombrero, como Victor Hugo. Ahí, en esas mezclas, la música puede unos extremos donde la literatura no llega.

(Versión en concierto, con las voces destacadas de la Netrebko y la Garanca en los papeles femeninos, el espléndido tenor Ramón Vargas y el barítono Ludovic Tézier)

21 comentaris:

almalaire dissabte, 11 de desembre, 2010  

He empezado a escuchar el fragmento distraída, Ramón, leyendo otras cosas porque a mi, a priori, la ópera ni fu ni fa-no me lapides todavía :)- El caso es que en un momento tuve que parar de leer y quedarme quieta, sólo escuhando...osea que supongo que me pasó lo mismo que a Víctor Hugo, y te lo agradezco de corazón.

Un beso.

mariajesusparadela dissabte, 11 de desembre, 2010  

A la emoción, al cuestionamiento, a la inquietud, la exaltación, la sabiduría y la belleza, Ramón, se llega por tantos caminos que reducirlo a la literatura y a la música no me parece justo.
A veces el silencio, la meditación o la contemplación nos llevan a todo eso. ¿O no?.
Y eso no le resta ni un ápice a tan hermoso fragmento.

Felipe dissabte, 11 de desembre, 2010  

Un buen regalo de sábado.Verdi y Puccini ,de lo poco que he escuchado en ópera, son de lo que más me gusta

Saludos

emejota dissabte, 11 de desembre, 2010  

Bien sabes que adoro a Shakespeare, por motivos emocionales entre otros muchos, adoro la pintura y enloquezco con la música. Decididamente no puedo elegir entre semejantes amores, prefiero disfrutarlos todos, cada uno en su debido momento, aunque últimamente le esté dedicando más momentos a la música que a la literatura. La pintura siempre esta ahí presente, de fondo.
No conocía la pieza, y ya veo que va ganando según avanza. Verdi lo tengo asociado a mi concepto de libertad, por motivos personales, una vez más. Magnífica entrada. Un fuerte abrazo.

J. G. dissabte, 11 de desembre, 2010  

momento único, el mejor quizás, la única vez que hablo de ópera en mi blog es de la Bella figlia, pero sin vídeo.

RGAlmazán dissabte, 11 de desembre, 2010  

Es difícil poder superar la emoción de ciertas piezas de ópera.
No me extraña que Victor Hugo quedase prendado.
Unir teatro y música cuando se hace bien es insuperable, nada puede transmitir más emoción.

Salud y República

Dilaida dissabte, 11 de desembre, 2010  

Ramón tienes que perdonar pero estóy en la finca y no tengo potencia suficiente para que me abra el vídeo, mañana en casa lo veré y ya te comento.
Bicos

Aniki dissabte, 11 de desembre, 2010  

No me gusta la ópera, aunque tampoco me gusta admitir que posiblemente no me guste por ignorancia.

Besossss.

Isabel diumenge, 12 de desembre, 2010  

La música y el logos, más allá de lo humano.
Todos en uno. Buena entrada.
Un saludo.

Lembranza diumenge, 12 de desembre, 2010  

Yo también me quito el sombrero ante tanto talento junto. Pura magia. Saludos

◊ Dissortat ◊ diumenge, 12 de desembre, 2010  

Coincido contigo y con Víctor Hugo. La música alcanza lugares en los que las solas palabras no pueden llegar.

Bellísimo fragmento musical.

Una abraçada

Isabel Martínez Barquero diumenge, 12 de desembre, 2010  

Ufff, Ramon. La versión es fantástica, me ha gustado a rabiar. Ahora vuelvo a escucharla de nuevo, que es una auténtica joyita.

Creo que Verdi siempre nos emociona. Dene ser a la ópera lo que Shakespeare al teatro y Cervantes a la novela.

Un petó fort, querido amigo.

Thiago diumenge, 12 de desembre, 2010  

Me has dejado impresionado....¿pq hay que comparar a Shakespear con Verdi? ¿pq las comparaciones? ¿pq precisamente estos dos? ¿Tal vez pq representan ambos la "cúspide" de sus respectivos artes? No sé, no lo entiendo es como preguntarse quién expresa mejor la naturaleza humana si Picasso o Miguel Angel, por ejemplo.

Yo creo que entre los tuberculosos e intelectuales hay muchos psicólogos en paro que no tienen mucho que hacer pq otra cosa no me explico, jajaa.

Me gustaba la ópera (alguna) y fui al llegar a Madrid algunas veces, pero desistí pq había que ir a la cola a buscar las entradas "residuales" a las 6 de la mañana y, si la ópera era conocida, había que pasar toda la noche, como hacen los fans de Lady Gaga... Y yo la verdad ni por una ni por la otra paso la noche al raso, jaaja

Bezos.

Anna Jorba Ricart diumenge, 12 de desembre, 2010  

El fragmento que has elegido es lo mejor de lo mejor....ahora está en diciembre Verdi en el Liceu de nuestra ciudad con Falstaff de Shakespeare.
Muy buena entrada Ramón...

Ataúlfa Braun dilluns, 13 de desembre, 2010  

La música, aunque contenga palabras como en la ópera, es la más inaprehensible de las artes, por eso es capaz de infiltrarse en lugares recónditos de nuestra persona, que sólo reconocemos como nuestros cuando se activan por ciertas melodías.

Un petó

Curiyú dilluns, 13 de desembre, 2010  

Precioso. Algo de esto leí en Kandinski, y las formas del arte para captar lo "eterno". Distintas formas de llegar a emocionar, o sea, al alma humana.

tula dilluns, 13 de desembre, 2010  

Me quedo con las arias cantadas por mujeres...
Un abrazo.

María dilluns, 13 de desembre, 2010  

No entiendo de ópera, tampoco es que me apasione pero comprendo que hay que estar abiertos a todo en esta vida.

Un beso.

Montserrat Sala dimarts, 14 de desembre, 2010  

Hola Ramón: escoltsr aquest quartet de veus en aquest escenari, es com tocar el cel amb les puntetes dels dits. Magistral!

Jose Lorente dimecres, 15 de desembre, 2010  

Es un cuarteto magnífico, no sé si el mejor, pero magnífico, sin duda.
Difícil la comparación entre música y literatura.
Admiro tu atrevimiento.
Un abrazo.

NINA divendres, 17 de desembre, 2010  

Desde pequeña me gustó la ópera. No creo que haya sido por elección, sino porque mis abuelos tenían abono en un palco bajo en el Teatro Colón y yo siempre era de la partida.
Luego mi madre con la radio sintonizada siempre en Radio Clásica, y uno lo va mamando de a poco.
A ella la ópera no le gusta, y yo prefiero las operetas.
Pero Verdi siempre me encantó.

Baci, Ramón!

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP