Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dilluns, 8 de novembre de 2010

SUBSIDIO

Siempre he defendido el estado del bienestar.

Para mí, hoy en día, ser de izquierdas significa en realidad unas pocas cosas. Un compromiso con los otros y con la sociedad, por ejemplo. Con el medio ambiente y la sostenibilidad. Una lucha contra el silencio y la mentira, y una apuesta por la libertad, por unas normas que sean iguales para todos, para repartir derechos que nos igualen realmente, que en definitiva las obligaciones y los derechos sean los mismos. Para mí ser de izquierdas significa también una apuesta por la igualdad de todos y una intención de ayudar a los más débiles. Concibo ser de izquierdas, finalmente, como un prurito inexcusable de ser mejor individualmente, de luchar por una coherencia interna, de desterrar los prejuicios del tipo que sean, de rechazar siempre la hipocresía y el mercadeo.

Y todo esto, que es la base de la sociedad que yo quiero, resulta imposible sin lo que se ha llamado el estado del bienestar. Sanidad y educación para todos, eso para empezar. Ayudas a los más necesitados, a los desprotegidos, a los menos fuertes. Potenciar, incluso económicamente, la discriminación positiva. Pero también un subsidio para cuando las cosas van mal.

Lo que voy a decir ahora no es algo que haya percibido de forma residual. Son muchas, muchísimas, las personas que conozco que integran el subsidio del paro en su vida diaria. Como un año y pico de vacaciones pagadas. El otro día una persona me lo comentaba sin empacho ninguno:

- Esperaré a diciembre, a que se me termine el paro, para buscar una nueva ocupación. Es que el dinero que te dan está muy bien y francamente resulta difícil renunciar a él alegremente, teniendo en cuenta que se trata del 80% de tu sueldo. Quiero decir que resultaría una imbecilidad renunciar, sinceramente.

Esta conversación real no es un detalle. Es mucho más que eso. Conozco personas que, llevándolo al extremo, trabajan el tiempo necesario para cubrir el cupo. Una vez logrado se las apañan para quedarse sin trabajo y vivir del paro el tiempo que dura. Es decir, han integrado el paro a su forma habitual de vida laboral, exigiéndolo incluso, algo así como unas vacaciones que les pertenecen porque han cotizado. Otros no llegan a ese extremo: se limitan, si les llega el paro, a gastarlo como un premio que nadie puede discutirles.

Es evidente que se trata de un abuso. Tanto lo uno como lo otro. No puedo entenderlo, me cuesta comprender ese egoísmo extremo. Yo, que no he cobrado jamás ni un duro del estado que no me haya ganado, y que por no estar no he estado de baja más que una vez (dos meses, por una lesión), siento que soy sinceramente un imbécil. Quizá la razón la tengan ellos y no yo. Quizá ya sea hora de reclamar también mis dos años de vacaciones pagadas. Soy funcionario y eso no va a ocurrir nunca. Afortunadamente, dirán algunos. Afortunadamente seré de los que trabajaré siempre para que algunos impresentables puedan vivir de gorra. ¿Cómo no me va a enfadar?

¿Qué va a ocurrir? Probablemente que los abusos de muchos acabarán con algo que, bien usado, es un beneficio tan grande que seguramente ni nos damos cuenta.

¿Y a mí? ¿Qué me va a ocurrir? ¿Voy a dejar de estar a favor del estado del bienestar del cual muchos abusan? No creo. Ocurriría solamente si un día me diese por dejar de ser de izquierdas, lo cual lo juzgo harto improbable.

Lo que sí me ha ocurrido ya es que mis sueños de juventud se han visto alterados por el empuje de la vida y de sus tramposos moradores. Con el subsidio del desempleo me está ocurriendo lo mismo. Exijo un control más férreo, la verdad. Me resisto a pagarles a algunos sus abusos, esos mismos que luego tienen la desfachatez de criticar mis dos meses de vacaciones. De lo contrario, si veo que un sinfín de personas se aprovechan de algo en lo que creo firmemente, no me quedará más remedio que alinearme con aquellos que dicen que el estado del bienestar es una sangría imperdonable que acabamos pagando siempre los mismos.

Somos nosotros mismos muchas veces quienes destruimos los sueños que decidimos habitar.

(Tengo amigos que están en paro. Es evidente que no me refiero a ellos: me refiero a los caraduras que abusan. Esos caraduras que pueden hacer que la gente legal no se pueda aprovechar de algo lícito y que yo defiendo.)

64 comentaris:

Isabel dilluns, 08 de novembre, 2010  

En tiempos de crisis esa picaresca aumenta, y estos tejemanejes están a la orden del día, pero por fortuna, hay quien, incluso, rechaza el paro y trabaja duro, con sacrificios, por hacer lo que le gusta.
Son pocos, eso es verdad, y se les considera utópicos.

Carlos dilluns, 08 de novembre, 2010  

Has sido duro pero muy certero Ramon. Es cierto que existe mucha gente de ese tipo y yo también conozco algunos casos. Caraduras de pequeño calibre que, sumados a otros y a los grandes estafadores mandan a pique nuestro estado del bienestar. Que rápido nos subimos al carro de este tipo de estado y en que poco tiempo lo estamos desaciendo.

Maia dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramón, tú última frase es sublime. Tengo que ser sincera, es mi consigna y aquí va; me cuesta mucho sentirme identificada con la izquierda que veo en Sudamérica y en Europa hoy en día. En cuanto a los aspectos económicos ninguna duda de que lo comparto. Pero en el plano político internacional me hierve la sangre. Porque veo a un Chávez que se abraza con Achmadinachak, un terrorista que siembra el terror en su propia tierra, que sigue colgando hombres que no piensan como él en espectáculos públicos deplorables; que sigue lapidando mujeres sin juicio justo. Me da asco que organizaciones como Escritores.org declinen las inscripciones de ciudadanos israelíes que quieren participar de sus cursos o no los dejen participar en sus concursos; colocándonos a todos en una misma bolsa como si no sufriéramos ya bastante con esta guerra idiota que no parece tener fin. No, si eso es la izquierda yo no soy más de izquierda. Me tiro por el humanismo, por tratar de comprender y tratar de cambiar desde mi rincón, incomprendida en muchos casos, insultada en otros. Es mi verdad. La coherencia para mí significa que nos miremos al espejo y veamos que, a fin de cuentas, todos merecemos una oportunidad. Y no hacerle a los demás lo que no nos gusta que nos hagan a nosotros. Eso incluye en cobrar el seguro de desempleo que alguien pueda realmente necesitar o no darle el derecho a una tierra a nadie. Pero también incluye mi derecho a defenderme. Todo eso es para mí la izquierda o, el humanismo. Un abrazo,

Isabel Martínez Barquero dilluns, 08 de novembre, 2010  

Es que lo que cuentas es muy fuerte, Ramon. Sé que hay impresentables de este tipo, que se organizan la vida con la ley del mínimo esfuerzo, creyéndose con todo el derecho a ser mantenidos. Alguna vez me he topado con alguno y también me sacan de quicio, porque no es normal que quienes con su esfuerzo laboral cotidiano y de años mantengan al que no quiere esforzarse.

Pero la pregunta es: ¿cómo puede el Estado detectar a estos tipos para cortarles el reguero y el chollito?
Pienso que ahí estriba la dificultad, ya que de admitirse valoraciones por parte del Estado, las mismas pueden ser arbitrarias y podría caerse en un Estado-policía nada aconsejable.

Como de costumbre, la respuesta la hallo en la educacioón y en el civismo, en el sentido ético de la persona que no se permite timar a sus conciudadanos.
Ojalá algún día alcancemos estos grados de madurez social.

Petons, querido amigo.

RGAlmazán dilluns, 08 de novembre, 2010  

Abusos hay en todos los sectores y en todas las clases sociales.
Mal está el parado que para a conciencia por placer, pero ¿qué me dices de quien cobra el paro y trabaja sin estar dado de alta?
Y luego, Ramón, yo creo que es una minoría y que en este país de pícaros el que no engaña es un idiota. Y no te cuento si hablamos de impuestos y de empresarios...

Salud y República

mariajesusparadela dilluns, 08 de novembre, 2010  

Efectivamente, Ramón. Y, para más recochineo, se dedican a hacer chapuzas en "B", con lo que restan puestos de trabajo a quienes lo necesitan.

Dilaida dilluns, 08 de novembre, 2010  

Todo lo que cuentas es la pura verdad y todavía hay mucho más y tampoco esto surgió ahora.

Hace años que muchos estafadores, viven del cuento y del subsidio de desempleo, hace muchos años que se están cobrando cursos de formación que no se imparten o que se imparten con menos de la mitad de alumnos de los que exigen, hace muchos años que se firmar cursos que nunca se impartieron, o que los imparte personal no titulado al que se le paga una misería, etc,etc,...

¡¡¡Si yo te contara!!! Pero sabes, seguro que ahora dirían que lo hago por resentimiento y que con los años se me va la cabeza y cuando vives entre lobos, terminas aullando como ellos.

El problema es que al lado de estos estafadores, existe gente honrada que sufre la crisis y lo está pasando muy mal y los que conocemos las chapuzas que existen no nos unimos para denunciarlo.
Bicos

Ataúlfa Braun dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramón, si ser de izquierdas es luchar por la igualdad de todos, ¿por qué tiene que haber desfavorecidos y débiles? Eso es más el estado del bienestar para algunos, y el estado de la caridad (o las sobras) para otros.
En cuanto al tema del paro...¡Cuidadín! Me parece lógico que haya gente que prefiere estar cobrando el subsidio frente a los sueldos míseros que se están ofrenciendo. Recuerda que eso ocurre desde finales de los 90. Obvio, los abusos no conducen a nada, pero los abusos de ninguna de las dos partes.

Fackel dilluns, 08 de novembre, 2010  

Vamos que tampoco te convence la genialidad del chequebebé extensible a todas las clases sociales. Conozco a gentes del PP que se reían pero ninguno de ellos que yo sepa lo ha devuelto.

◊ Dissortat ◊ dilluns, 08 de novembre, 2010  

Me consta que hay gente así de sinvergüenza. Otros, nos quedamos en el paro y nos avergüenza exactamente eso: estar parados.

Dice una persona muy cercana a mí que tengo mentalidad proletaria, y es posible que sea así, porque el solo hecho de pensar que en breve puedo quedarme parado, agudiza mi depresión, y ya pasé una de mis peores depresiones por ese motivo en la crisis de los 90. Si hay que cobrarlo se cobra, pero no lo consideré entonces como unas vacaciones ni lo consideraré si llega el caso.

Y mejor no entraremos en el tema de las I.L.T porque ahí ya me desbarato.

Hoy me pusiste de mala leche con tu entrada, Ramón. Espero que a algunos que puedan leerte les sirva de reflexión.

Saludos

Curiyú dilluns, 08 de novembre, 2010  

Tu definición de las izquierdas me parece tan simple y clara, que no puedo resistirme. Creo que es así, y no existe ningún secreto extraño y difícil de enunciar.
Por lo demás, en una sociedad solidaria, claro que sí, ambas partes deben dejar el egoísmo de lado.
Un abrazo.

Madame Minuet dilluns, 08 de novembre, 2010  

Que barbaridad, monsieur, que suerte tienen algunos. A la mayoria de la gente le cuesta llegar a fin de mes con el sueldo integro y resulta que hay otros que con el subsidio ya les sobra. Habrá que preguntarles cual es su sistema de ahorro, a ver si los demas se lo pueden aplicar tambien.

Feliz comienzo de semana

Bisous

MAMÉ VALDÉS dilluns, 08 de novembre, 2010  

Tu entrada de hoy la divido en dos, la primera, la principal el problema de la crisis y como consecuencias el paro para luego terminar en el subsidio con la problemática del abuso como tu bien dices, quiero pensar que esos casos serán los menos y que la gente prefiere tener un trabajo antes que estar en el paro, y como decimos por aquí abajo "Hay gente pa´to", y la segunda parte es lo que significa ser de izquierdas que tu tan bien defines, y aquí viene mi duda ¿Será que cuando los dirigentes de izquierdas están en el poder les es más facil gobernar con ideas de derechas? Porque para mi es realmente lo que está pasando en este país, ya sea a nivel nacional, autonómico o municipal, puede y seguramente este equivocado pero el lo que pienso, un saludo

Maia dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramón, luego de tu mail me fui a estudiar un poquito más las bases del humanismo. Pues no, que tampoco soy humanista (lejos de mí, gracias por tu aclaración). Me dio tanta verguenza que quise aclarar. Ya ves, sigo aprendiendo contigo. Te re-agradezco :)

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dilluns, 08 de novembre, 2010  

Querido Ramon, tu pensamiento no es de izquierdas. La esencia de lo que cuentas no está a la izquierda. Muy al contrario, está bastante más a la derecha de lo que te imaginas. Los argumentos que das son totalmente parciales y demagógicos. Claro que hay abusos, en todas las esferas del vida, pero a nadie que sea de izquierdas se le ocurre poner "peros" a un derecho muy reciente, que costó mucho conseguir, para darle munición al enemigo. Creo que es más óptimo ponerle "peros" a la actividad de los empresarios; creo que es más productivo denunciar sus abusos, que integrar dentro de nuestro argumentario la mala utilización que de un derecho haga una minoría.

Ni un paso atrás porque ya estamos viendo como viene la cosa: ahora nos van a dar la factura sanitaria, para que seamos conscientes de cuánto gastamos (¿en función de qué coste? ¿de un coste bien gestionado? ¿del coste en el mercado privado?: pues que nos la den completa, con la suma de todo lo que llevamos cotizado a lo largo de nuestra vida laboral, y que resten, seguramente nos deberían devolver dinero.

Te has dejado una palabra muy importante en el perfil de la izquierda: JUSTICIA. Nadie debe ser explotado por nadie. Nadie pobre; nadie débil. TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD.OTRO SISTEMA DE RELACIONES SOCIALES Y ECONÓMICAS. ESTE NO SIRVE. ES INJUSTO POR NATURALEZA

¡salud!

almalaire dilluns, 08 de novembre, 2010  

No, Ramón, no son ellos los que tienen razón y tú no eres ningún imbécil. Yo tengo un "conocido" que cuando se cansa de currar o tiene que pintar el salón de su casa, por ejemplo, va al médico, dice que está deprimido y obtiene una baja de dos o tres semanas. Lo contó un día tan ancho cuando estábamos cenando un grupo de amigos. No te da verguenza? pregunté yo, no, por qué me iba a dar, anda que no lo harías tú si pudieras...contestó y se quedó igual de fresco cuando yo le dije que no, que yo nunca haría eso y que lo que hacía él era como robar, peor que robar porque no te expones, no corres ningún riesgo, le dije...

Pensaba que todos los demás, currantes que pagan sus impuestos, impuestos de los que sale la prestación que le pagan a este señor cuando a él le da la real gana estarían de acuerdo conmigo, pero no fue así...y sin embargo, no,no soy yo la que se equiovoca, si de mi dependiera ese tipo perdería su puesto y su médico el suyo, por estafadores.

Me encantó el post. Es de los necesarios. Un beso

Jose Vte. dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramón, es una realidad, yo también conozco gente que no le interesa trabajar porque prefiere agotar el paro, y conozco mucha mas que trabaja en negro, y muchas empresas que hacen lo mismo.
Mientras, otros muchos ya lo hemos agotado, nos hinchamos a hacer cursos de reciclaje y nadie nos llama, a pesar de entregar cientos de currículums, pero por circunstancias físicas, de sexo o de edad, a nadie le interesamos.

Es muy injusto, y al final lo pagaremos todos.

María dilluns, 08 de novembre, 2010  

No creo que escuches muchas conversaciones de ese tipo amigo, quizá lo entendiste mal.

¿Tú sabes lo que es tener que llegar a eso? ¿tú sabes cómo se puede sentir una persona que lleva toda una vida trabajando y ahora se encuentra como una auténtica MIERDA, que es pan para hoy y hambre para mañana? ¿sin trabajo, y sin tener que dar de comer a su familia? ¿tú sabes cómo se puede llegar a sentir? no, amigo, no lo sabes, porque no estás en esa situación, en la de cinco millones de parados que se encuentran impotentes ante tal situación, es algo realmente DESESPERANTE.

Nadie prefiere cobrar una mísera cantidad y estar sin trabajar, NADIE, porque sentirse así es sentirse una auténtica MIERDA.

LOS PARADOS SOMOS LOS AFECTADOS DE ESTA CRISIS, y eso es muy doloroso, sentirse ahora NADIE cuando antes lo tenías todo y ahora no tienes NADA.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Isabel Mallén, no tengo muy claro que aumente con la crisis esta forma de picaresca, otros tipos probablemente sí, pero éste no lo tengo tan claro. Más bien pienso que ahora ha ido un poco de baja, y que en los años de bonanza económica, esto era bastante frecuente. Yo he conocido bastantes casos, en estos años anteriores. Un abrazo.

Carlos, lo veo como tú, por desgracia. Un saludo.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Maia, amiga, ya te he contestado en el mail... yo sí me considero de izquierdas, luchador desde ese punto de vista, aunque algunos puristas me nieguen el título (de todas formas aclaro: he dicho de izquierdas, no comunista). Defiendo a Chávez, porque cada la circunstancia de cada uno le condiciona, porque es o Chávez o la derecha más peligrosa, pero eso no significa que me guste todo lo que hace Chávez. Verlo con Achmadinachak me subleva y me desorienta... sí, con ese que falseó las elecciones en Irak y que se sienta al lado de los curas de su país. No puedo entenderlo. Bueno, puedo entenderlo desde la perspectiva de que todo el mundo se equivoca, incluso la gente de izquierdas, de que nadie está más allá del bien y del mal, y de que la verdadera libertad consiste en ser capaz de no estar de acuerdo en todo lo que hace y dice la gente de tu cuerda. Y contesto también tu segundo comentario: yo también aprendo, en tu blog y en todos, pero no perdamos de vista que todos podemos estar equivocados (y esto que digo, algunos lo considerarán excesivamente postmoderno...). Un beso.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Isabel desalmada, supongo que es dificil que el estado pueda detectar este tipo de fraudes. Pero yo al menos lo intentaría. Un gran abrazo, amiga.

Rafa, precisamente porque creo en esto denuncio los abusos. Y depende de lo que consideremos una minoría... Soy partidario de denunciar todos los abusos, naturalmente, también los de los empresarios. O mejor, empezando por los de los empresarios, porque esos tienen el poder. Pero no podemos callar nada ni ante nadie.

María Jesús, y luego cobran en negro además... un recochineo que también señala Rafa. Nos indigna la mentira, vaya. Besos.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Dilaida, te noto indignada y con la rabia de quien lo ha vivido... No, no creo que nadie pueda decir que se te va la cabeza, porque aunque desconozco los datos y desconozco tu experiencia, nada de lo que me cuentas me suena a chino. Y claro, los que verdaderamente pierden son la gente honrada. Creo que nuestra obligación moral es situarnos de su lado, de lado de la gente honrada.

Ata, querida amiga, si quieres me entiendes. Por eso, por eso mismo, no soporto la trampa, la hagan unos o la hagan otros. Luego está el mundo ideal, que todos sabemos que no es el real. Y que me indigne esto no significa que no haya miles de otras cosas que me indignan también. Como los abusos que tú dices. Yo sí creo en el estado del bienestar, porque es lo que más se parece a un mundo justo. ¿Prefieres el capitalismo salvaje tipo USA? Sé que no. Pero no soy comunista como creo que habrás notado. Lo cual tampoco es un pecado mortal, digo yo. Remuaks.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Fackel, jeje, hay medidas que mejor no comentar. Un abrazo.

Dissortat, te entiendo totalmente. Y lo último que deseaba era ponerte de mala leche, para nada. Pero sé que me has entendido. Digamos que me jode la mentira siempre, pero especialmente en un tema tan sensible y que genera verdadero sufrimiento. Un abrazo.

Curiyú, celebro que te parezca clara, aunque no sé si celebro tanto que te parezca simple, jeje. Bueno, sí, sí lo celebro, porque en el fondo la simplicidad es un valor a reivindicar. Un abrazo.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Querida Madame, aunque usted desde su posición privilegiada lo considere incluso de mal gusto, sí, hay gente que mataría por cuatrocientos euros. Un abrazo y mucho respeto...

Mamé, tienes bastante razón. Pero yo no creo que sea minoritario. Podemos no verlo porque no apetece, o por el motivo que sea, pero no lo considero minoritario. El otro tema es de un análisis tan profundo que ya se escapa de los márgenes modestos de esta entrada. Un saludo grande hacia el sur, "ahí abajo"...

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Mariano José, a pesar de que mis argumentos son parciales y demagógicos (los tuyos no) la JUSTICIA se deriva de todo lo que he dicho, o debería derivarse. ¿Si eres de izquierdas no puedes denunciar los abusos que cometen los trabajadores, o cómo era la cosa? Atención que no todos los trabajadores votan a IU (fliparías si comenzáramos a contar la de trabajadores que defienden a Aznar porque ese sí que puso orden). Saludos.

Almalaire, yo también conozco casos como el que tú dices y me molestan y me duelen tanto como a ti. No eres rara, no. Y tienes razón en una cosa: aunque muchos nos molestemos, esta forma de actuar tiene el beneplácito de muchos, como dices en tu comentario. Lo cual significa que la mentira se ha apoderado de muchos de nosotros. ¿No te sientes bastante desamparada en estos casos? Yo desde luego sí.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Jose Vte., mi solidaridad para los parados, para todos. Porque defiendo el derecho a cobrar, a que se os ayude, por eso me molestan los cafres que mienten y engañan, y entierran este sistema que es, de momento, lo mejor que tenemos. Ojalá tengas suerte pronto, de verdad.

María, si lees los comentarios verás que, dentro de la modestia extrema de este blog, la cosa no es tan minoritaria como tú pareces señalar. No me entendiste si te enfadas. Leyendo tus argumentos, no me entendiste nada, nada, nada.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dilluns, 08 de novembre, 2010  

EStoy alucinadno con algunos comentarios. Permitidme 20 segundos de atención:

Según los cálculos del sindicato de Técnicos del Ministerio de Economía (GESTHA), cruzando los datos de los tramos de la base imponible del Impuesto de Patrimonio con los datos de la banca privada:
-alrededor del 86% de los que tienen fortunas con más de diez millones de euros evaden sus obligaciones fiscales.
-el 18% de los que tienen entre medio millón y un millón de euros defrauda actualmente a la Hacienda Pública.
-el 45 % de los que tienen entre uno y diez millones de euros elude el fisco.
-las mayores bolsas de evasión fiscal es en capital mobiliario e inmuebles, que vienen a representar actualmente el 93% de todos los bienes y derechos declarados.
- sólo 132 contribuyentes declaran un patrimonio superior a los 30 millones de euros,
- 2.525 declaran un patrimonio total entre 6 y 30 millones de euros.
-según la banca privada, existen en España unos 400.000 ciudadanos con más de 300.000 euros invertidos en activos financieros
-La economía sumergida representa el 23% del PIB (en Alemania, la economía sumergida representa el 6% del PIB)
-En España está la cuarta parte de los billetes de 500 euros de la zona euro.
Gestha afirma que en España se podría recaudar unos 21.000 millones de euros anuales, si se autorizase a los 8.000 técnicos del Ministerio de Hacienda el control e inspección de las declaraciones de la renta de estas grandes fortunas.

Pr no hablar de la tributación de las SICAV, que si quereis también lo cuento

Y yo voy y me preocupo porque mi vecino cobra el paro para tomarse unas vacaciones

Es que...como decía, es una cuestión de justicia, la primera palabra a reivindicar

¡Salud!

emejota dilluns, 08 de novembre, 2010  

Sabes, en cierto modo, y sin querer pecar de insolidaria, que me duele el corazón con todo lo que veo, con lo que está por venir y vendrá. Agradezco el hecho de estar retirada y no depender del estado. Cuando no me pueda mantener se que me iré voluntariamente, si no me "echan" antes. Me consta que no es la solución, pero ocurre cuando se pierde la ilusión y las fuerzas. Un fuerte abrazo.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Emejota, es comprensible, cuando uno ve cómo funciona el mundo. Pero sabes también que es importante luchar, que eso es lo más importante que existe.

Mariano José, no quiero eternizar la polémica. Un abrazo y espero que nos perdones a todos, que como ves no soy yo sólo el que se preocupa por estas pequeñas injusticias que no tienen ninguna importancia según tú, pero que joden tanto según yo. (Y sin que sirva para interpretarse que estoy por perseguir sólo a los débiles... convendremos en una cosa: no nos gusta la mentira, venga de donde venga, ¿no es cierto? Saludos)

El Pobercito Hablador del Siglo XXI dilluns, 08 de novembre, 2010  

Se ha cruzado tu respuesta Ramon
No, no denuncio a trabajadores que malcobran el subsidio, porque son de mi clase. Los desprecio, por vagos, y por 'listos'. A quien denuncio es a quien permite que haya siempre un paro estructural de 2 millones porque interesa. A quien denuncio es a quien genera crisis artificiales para suprimir derechos que fueron conquistados con muerte. A mis compañeros de clase no les denuncio, aunque voten al PP, aunque no secunden huelgas, porque solamente nos tenemos a nosotros mismos. Ya sólo falta que asumamos el discurso de quien nos jode la vida. Y yo, querido Ramon, no milito en ningun partido, e IU no me parece hoy día, una opción a la qué votar, y IC tampoco. Y cojo del pensamiento comunista trozos que son hoy día muy válidos. Pero no lo hago con forofismos futboleros. Los cojo porque son una herramienta intelectual útil para transformar la sociedad. La única que hay, hasta el momento. Lo demás es más de lo mismo.

Así es que justicia, amigo mío, no es joder al mismo de siempre con el argumentillo de que hay algunos que no utilizan bien las prestaciones. Justicia es evitar que hayan personas que se peguen la gran vidorra a costa de la explotación de los demás

¡Salud!
Se habrá cruzado otro comentario que he escrito, con argumentos de verdad. Con cifras objetivas que ponen en evidencia la poca seriedad del: "es que yo tengo un vecino que..."

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dilluns, 08 de novembre, 2010  

Hombre Ramon, ¡no es serio! Ahora que queda en evidencia la pequeñez de la pretendida ignominia social, me despides con un hasta luego y, además , haciendo uso de un tono irónico con un poquitín de mala leche. ¡yo que hostias voy a tener que perdonar a nadie! ¡por favor, hombre!

¡Salud!

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Mariano José, que no quiero polemizar... que tú das tu opinión y yo la mía. Ya está. Saludos.

Marcos dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramón, tienes mucha razón, pero ten cuidado. No te dejes seducir por los mensajes demagógicos y populistas de esa derecha encubierta que también existe en Catalunya y se llama CiU. El PPC yo lo consideraría más bien la derecha peleona, por aquello de la lideresa catalana, ya sabes.
Saludos progresistas de Madrid.

NINA dilluns, 08 de novembre, 2010  

En este país se algunos subsidios se llaman "Planes trabajar" y los que los obtienen no quieren ser blanqueados cuando consiguen un trabajo, para no perderlo...
Y los pagamos todos nosotros, los que siempre pagamos impuestos religiosamente.

Re solidario... verdad?

NINA dilluns, 08 de novembre, 2010  

Te cuento que Maia y yo estábamos teniendo una hermosísima discusión acerca de en dónde me debía colocar yo al momento de etiquetarme si era de izquierdas, de centro, de derecha, etc.
Pues bien, me parece que soy de izquierda pues me siento totalmente identificada con esto que has escrito.
Ya podré decirle a Maia cuál es mi etiqueta!

Baci, Ramón!

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Marcos, no entiendo lo que me dices... No tengo claro que CIU haga una defensa tan clara como la que hago yo de eso que llamamos el estado del bienestar. Más bien tengo claro que CIU defiende lo contrario. Pero creo que queda claro que defender algo significa protegerlo de sus abusos. Si sólo podemos hablar de los abusos de los empresarios, pues francamente, acabamos haciendo más mal que bien a la izquierda. Yo creo que debemos denunciar la mentira venga de donde venga. Si no lo hacemos así acabaremos por abrirle el camino a esa derecha que todos tememos. Naturalmente no es lo mismo robar millones de euros que estafar los 500 euros del subsidio del paro, pero ello no significa que alguien de izquierda deba mirar hacia otro lado. Yo al menos no.

Nina, un abrazo grande. Esas discusiones son siempre productivas, porque implican plantearnos el mundo y nuestro papel en él.

fermin dilluns, 08 de novembre, 2010  

Y ser de izquierdas significa también reclamar la solidaridad de todos en la construcción de lo común, con abusos, que los hay, no hay solidaridad. No nos engañemos, ninguna gran fortuna está dispuesta a esa solidaridad, pero también en las clases medias y en las menos favorecidas se da la insolidaridad a lo común. Este es un país de picaresca de arriba abajo, y denunciarlo es ser de izquierda. Creo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dilluns, 08 de novembre, 2010  

Qué bien que digas que son siempre productivas Ramon, así podré hacerme pesado de nuevo y decir que la prioridad de la persecución de los delitos hay que volcarla hacia el otro lado. ¿Entre perseguir a mi vecino que se funde 600€ al mes en el camping "el torito bravo", o el pufo, por ejemplo de Florentino Perez con Hacienda, qué crees que es más, prioritario, productivo y justo socialmente? (No vale contestar "a papá y a mamá".)

Y finalmente, como favor y en honor de nuestra antigua afabilidad, te pido humildemente que le dediques otra entrada igual de convencida a las SICAV, o al fraude fiscal, o a los contratos basura, o a la reforma laboral, o a la injusticia y el sufrimiento que genera en el mundo el sistema capitalista (incluido el estado del bienestar)...

¡Salud!

nocheinfinita dilluns, 08 de novembre, 2010  

Estado de bienestar por supuesto, pero con control, porque sino pasa lo que nos cuentas, que hay mucho caradura suelto, y luego son los que más critican.

Un abrazo

noche

Alfonso dilluns, 08 de novembre, 2010  

Pues mira, yo en vez de echarle la culpa a los trabajadores y trabajadoras ( que a veces tienen que engañar al sistema que les mata para sobrevivir) y a los empresarios (que si tienen bastante culpa) le voy a echar la culpa al Estado.
Ponga usted inspectore e inspectoras. Controle el fraude; es así de fácil.
Lo mismo que cuentas pasa con la ley de dependencia.
Y la misma ira que sientes, la he vivido viendo a mi compañera del opus, millonaria, yendo corriendo a pedir la ayuda de los 2.500 euros por su quincuagésimo hijo.
Al final, cuatro pícaros hacen generalizar el asunto y pagan los de siempre. Se soluciona quitando el subsidio y hala.
En fin. Inspecciones y se soluciona todo, si hay voluntad.
Inspecciones a trabajadores y trabajadoras y sobre todo, a las empresas.

Eastriver dilluns, 08 de novembre, 2010  

Fermín, yo también lo creo. Es justo eso lo que creo. Con lo fácil que es y lo difícil que resulta para algunos.

Mariano José, ya está bien hombre... Tras dos años y medio escribiendo en los blogs no creo que nadie pueda decir que acuso solamente a los pobres desgraciados que hacen trampas sin importancia. He acusado lo mismo a los poderosos que a los débiles. Concibo ser de izquierdas únicamente desde ese principio. Ya está bien, hombre. ¿Qué te he hecho para que te dediques a convertir mis comentarios en un bucle inacabable? ¿Qué te pasa conmigo para que me cuestiones constantemente, desde esa atalaya desde la que lo miras todo? Las personas nos definimos por abundancia de actos, no por profusión de palabras. Como no es mi estilo ese debate estéril, reivindico solamente una cosa: el derecho a decir basta. ¿Entiendes las indirectas? Pues eso. Adéu.

Ataúlfa Braun dilluns, 08 de novembre, 2010  

Ramon, te he entendido perfectamente, eso es lo malo. Espero que no te tomes a mal lo que te voy a decir, porque si no lo de librepensadores es una mentira más.
Yo ya no sé qué quiere decir ser de izquierdas para muchos. Y yo no soy comunista y socialista mucho menos. Sólo el pensamiento libre me hace discernir con claridad y no las ideologías estereotipadas. Lo que dices en esta entrada me recuerda mucho a lo que critico de la clase media (y no sólo yo, sino intelectuales de renombre), que antes denuncian al de su mismo estatus (aunque en diferentes niveles) que al verdadero miserable. Y sé que defiendes otras injusticias, lo sé, pero este comentario en estos momentos es muy ofensivo. El ataque frontal es contra los otros. Suerte tienes de ser funcionario y no tener que trabajar en una privada, pendiente constantemente de las amenazas, privaciones, abusos, sueldos bajos y triples tareas con contratos de mierda.
El paro estructural que siempre se ha mantenido en España, desde que nací, es culpa del Estado, porque no lo ha regulado, porque no le ha dado la gana hacer nada y por eso se han producido abusos.
Y todos los que comentan tan alegremente estas cosas, ¿me pueden decir qué hicieron el año pasado por los 3.000.000 millones de personas despedidos inminentemente, entre los cuales yo me incluía? NADA, igual que los sindicatos. Y si ahora estoy trabajando es porque tuve una flor en el culo, o qué sé yo, pero tuve que aceptar lo que había y punto. Llevo echando curriculums diariamente 1 año y 7 meses ¿me vas a decir por qué nadie responde? Si me volviera a quedar en paro haría lo que fuese por sobrevivir. Además, el paro se agota, amigo, luego que les vas a decir a la gente a la que no le dan subsidios y ha pagado sus impuestos, su Seguridad Social y su propio paro???
Y recuerda, que el estado del bienestar se ha sustentado durante todos estos años gracias al neocolonialismo, sinónimo de neoliberalismo, impartido por todas las potencias occidentales, que se han dedicado a explotar a lo que ahora llaman emergente o por su propio nombre. ¿Me vas a decir que la culpa de la crisis la tienen también los griegos?Cuando han sido Alemania y Francia los primeros en meter bonos basura, junto con Goldman Sachs. Que se nos ha metido el FMI en casa y no te enteras. Tantos amigos argentinos kirschneristas que tienes y no te han explicado lo qué es.
Esa regulación y esas acusaciones tendrían que haber venido antes y no tanto tiempo después. No eres tan viejo, Ramón, tan sólo nos separan algunos años. La clase media a la que tanto nos gusta pertenecer no existe, es un invento, una mentira que está a punto de explotarnos en la cara. Unidad entre nosotros, por favor. Denuncia a las SICAV y a las mafias y a las concesiones y a los enchufismos, que no es tanta la gente que anda pavoneándose de estar en el paro, y si así fuera antes se lo han descontado de su nómina.
Ya te digo, espero que ahora me entiendas tú y los demás, los que cierran el culo cuando su jefe los llama al despacho.

¡Salud!

PD.: el librepensamiento no es dorar la píldora, es ejercer el pensamiento de cada uno en un espacio de debate.

María dimarts, 09 de novembre, 2010  

Está todo entendido Ramón.

Es injusto que mientras haya personas que cobran unos sueldos bárbaros con grandes mansiones, nos dediquemos los ciudadanos a perseguir a los que están cobrando una LIMOSNA, un triste subsidio que es: PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA, no es justo, no lo es, BASTANTE DESGRACIA TIENEN YA.

Seamos solidarios, por favor, intentemos serlo, con PERSONAS QUE LO ESTAN PASANDO FRANCAMENTE MAL, NO SOLO ECONÓMICAMENTE, SINO MORALMENTE.

No es justo, no lo es.

Eastriver dimarts, 09 de novembre, 2010  

Por favor María, esto es un despropósito... ¿Quién se está metiendo con la gente que lo está pasando mal? ¿Yo? Por favor, lee por tercera vez mi entrada, a ver si la entiendes ahora. Yo defiendo las ayudas, absolutamente. Y precisamente porque las defiendo me molestan las trampas y las mentiras. Es fácil de entender, creo.

Ciberculturalia dimarts, 09 de novembre, 2010  

Después de unos días totalmente desconectada, incluida la lectura de prensa nacional, estoy retomando el "tono". Buena reflexión la tuya, querido Ramón. El abuso siempre es condenable. Sin embargo, pienso que es minoritario ese grupo de personas abusadoras y que el paro es una lacra real difícil de asumir. Más de 4.600.000.
Pero tienes razón, debe lucharse contra cualquier abuso, contra la economía sumergida y contra los numerosos empresarios que encuentran triquiñuelas continuamente para no pagar impuestos y para abusar de los trabajadores.
Luchemos todos contra los abusos.

Un beso

tula dimarts, 09 de novembre, 2010  

Nos llevará un par de generaciones tener conciencia social y aun así no estoy muy seguro, vivimos en un país de ladrones, en todos los campos, estamentos...grupo social...no tenemos cultura social, vamos por libre...así nos va.
Buen artículo, un abrazo.

Carlos dimarts, 09 de novembre, 2010  

Pero sigue siendo un abuso. En montante será mucho menor que el de los grandes, pero parece que encima tengamos que defender el "salvese quien pueda" o "toma el dinero y corre".
Estoy en mi derecho de exigir ética y justicia en todas partes, empezando por mi mismo y siguiendo por mis iguales.
Creo que Ramon denuncia una situación que no es tan minoritaria como se cree, igual que ha descargado casi siempre contra los poderosos. Esta situación la puede denunciar tanto una persona que está en el paro como el que tiene una plaza fija de funcionario(faltaría más).
Supongo que vuestra crítica va más en el sentido apuntado por Ataúlfa. Sacar este escrito en estos momentos es como hacerles juego a los poderosos y hasta ahí lo puedo enterder.Pero no debemos criminalizar a Ramón ni a ninguno de los que supuestamente cerramos el culo cuando nos llama el jefe porque demos una opinión sin más.
Me gusta que me informen sobre lo mucho que no sé y que se debata lo necesario, pero no que me adoctrinen sobre el bien y el mal.

Ataúlfa Braun dimarts, 09 de novembre, 2010  

Ramón, gracias por publicar mi comentario.
Creo que todos los que pasamos por este espacio pensamos en esencia prácticamente lo mismo, pero estamos perdidos y desorientados. Por eso a veces parece que el tono se enciende y se encienda y nuestras palabras nos explotan en la cara. Como he dicho en otros espacios creo que la dicotomía izquierda/derecha está empezando a ser peligrosa. Y creo que en lo que estamos todos de acuerdo es en que el sistema no funciona. Bien, cambiémoslo; hagamos como los franceses seamos de izquierdas del medio, de más a la izquierda, de más a la derecha, ganemos 100 Euros más o menos. Unámonos y reclamemos nuestros derechos y defendamos un estado libre y equitativo.
Creo que en el fondo, con mayor o menor fortuna, es lo que hemos querido decir todos.

Un abrazo especial para Ramon

Antonio dimarts, 09 de novembre, 2010  

Al hilo de lo que planteas, se me ocurren un par de ocas. En primer lugar que estamos en un país cuya cultura es la picaresca, donde cada cual arrima el ascua a su sardina y no tiene sentido de Estado, donde la solidaridad se malentiende y la responsabilidad y la implicación se dejan para otros… En estos casos solo cabe el control y la denuncia con leyes menos permisivas y garantía para que el esfuerzo social llegue a quien realmente lo necesita.

Por otro lado, no creo que esté equivocado y ellos tengan razón, Tienen su razón porque son así y tú no cabes en esa posición porque eres diferente. La coherencia interna nos lleva a no comprender a esa gente y a exigirles conductas menos engañosas y más consecuentes, pero nunca podríamos actuar así si no sufrimos un proceso de deterioro y necesidad que nos sitúe en su posición, incluso la ideológica…

Por el bien de los realmente necesitados, deberían establecer sistema de control más eficaz para que no cupiera esa picaresca.

Un abrazo afectuoso

Antonio dimarts, 09 de novembre, 2010  

Se me olvidó comentar eso de sentirse de izquierdas. Mi posición no sé si es de izquierdas o de qué, en sentido estricto, aunque me defino librepensador con la sangre roja y el corazón a la izquierda. Por tanto, para mí, la izquierda o la actitud política consecuente que debería tener, radica en una premisa, que es la mayor: El ser humano, en su conjunto, está por encima de cualquier otro interés personal o de grupo. El Estado está para coordinar y articular la convivencia y servir al ciudadano y no para que esté le sirva a él en su perpetuación y dominio arbitrario. Aquí entra la cobertura de las necesidades básicas de los ciudadanos controlando estas desviaciones a las que aludes, al igual que evitar que grupos de poder desvíen los intereses de la ciudadanía hacia los propios… léase grupos de mercado y financieros e industriales o servicios que buscan sus propios beneficios en detrimento de la ciudadanía…

El problema es que nuestra cultura ancestral no es una cultura, llamémosle de izquierdas, sino de potenciación de la propiedad privada y de explotación del hombre por el hombre, dejando de lado la justicia distributiva y social. La asignatura pendiente está e esa candidez que presentamos muchos de buscar otra alternativa cultural que defienda los intereses del colectivo social con solvencia, justicia y sentido de la dignidad humana…

Bueno, el tema tiene mucha miga y necesitaría demasiado espacio parta desarrollarse razonadamente, merece mucho más para clarificarlo y fijarlo con precisión.

Un abrazo de nuevo

Miguel Baquero dimarts, 09 de novembre, 2010  

En este país lo que sobra, lo que siempre ha sobrado, son picaros, y listos, y aprovechados, y ahora hay muchìsimos de esos. Cierto es que los ricos roban y se aprovechan más, mucho más, pero eso no es excusa para arrebañar yo con lo que pueda y el que venga detrás que arree. Hay que cultivar el civismo, porque de lo contrario no se le pueden pedir sinceramente cuentas a nadie ni llegaremos a ninguna parte

fiorella dimecres, 10 de novembre, 2010  

Concuerdo totalmente,en lo bien expresado que está, con El pobrecito hablador y Antonio. También con Ataulfa y otros más, pero a veces nos cuesta la claridad en ciertos momentos y lo reducido que puede ser un debate, con respeto, en un y blog.Ramón, te leo y seguiré haciéndolo, me encanta como escribís y opinas. Entiendo lo que planteas, pero en momentos tan complejos hay que pedir cuentas a los otros. Esto no quiere decir que dejemos de ver lo que está mal en nosotros.....espero me entiendas. Un beso.

Lembranza dimecres, 10 de novembre, 2010  

Pues yo te doy la razón, conozco a gente que se queda en el paro y no busca otro trabajo hasta que no se acaba el paro,antes esto no pasaba, vamos eso creo yo, lo que querías era trabajar. Creo que hay que tener más control sobre los parados y por unos pagan otros que no tienen la culpa de nada. Muy buen post. Un abrazo Ramon

Isabel dimecres, 10 de novembre, 2010  

Sigo creyendo en la definición de izquierdas que das, sobre todo porque es la única salvacion del estado de bienestar.
Ahora bien, no son tantos los que están esperando a terminar el subsidio porque les espera un trabajo.
Un saludo.

Eastriver dimecres, 10 de novembre, 2010  

Ciber, probablemente es cierto que el número de personas que abusan es minoritario. Yo lo he visto bastante, debo decirlo. Pero aunque sea minoritario debe ser censurado, como bien indicas. Un beso.

Tula, en el fondo es lo que dices: conciencia social. Puede resumirse en estas tres palabras: tener conciencia social. Un abrazo.

Carlos, gracias. Para mí es muy molesto esto, supongo que lo sabes. No me gustaría nada pensar que hay temas sobre los que puedo hablar y otros que no pues mi pureza ideológica se ve amenazada. Mira, y que me da igual. Digo lo que pienso, faltaría más, aunque estos debates me resultan muy pesados y cansinos, no porque no crea en la libertad de expresión ni la respete, sino porque no llevan a ninguna parte. Son un bucle, son hablar por hablar y enfadarse por enfadarse, y no es esa la intención de mi blog. Gracias de todas formas.

Eastriver dimecres, 10 de novembre, 2010  

Ata, supongo que es verdad lo de estar perdidos y desorientados. Supongo que es cierto que necesitamos nuevos modelos, que los antiguos ya no nos sirven. Pero también pienso que no podemos erigir nuevos modelos sin perseguir las trampas cotidianas. Siempre, en cualquier modelo, fue la trampa cotidiana lo que derrumbó las cosas. Y mi entrada, tan polémica, iba en ese sentido, no en otro. Una abraçada.

Antonio, cómo me gusta lo de librepensador con el corazón a la izquierda... Digamos que a mí me ocurre un poco lo mismo. Los debates nunca pueden ser de máximos, pienso, y debemos atender a la limpieza en todo lo que se hace. Pero esa idea general de grupo, de clase, sigue siendo nociva, porque la clase debe ser crítica y la clase no puede convertirse en una casa a la que sólo lavemos las paredes de fuera. En fin, eso es lo que creo. Un abrazo y gracias por tu debate tranquilo.

Miguel, qué gracia que saques a colación la palabra picaresca, algo tan español. Pero bueno, tampoco diría que ocurre solamente aquí. Pero sí, sigue ocurriendo y no me gusta. No es limpio y por tanto no edifica nada duradero. Un abrazo.

Fiorella, lo que nos diferencia a ti y a mí, es que yo creo que siempre hay que pedir cuentas a todos, no solamente a los otros. Pienso que si no lo hacemos así, no haremos nunca nada bueno. Tengo muy claro que quien estafa más es peor, porque tiene el poder. Pero eso no debería dar licencia para que todos vayamos por el mundo envueltos en mentiras. Saludos y gracias.

Sí, Lembranza, más control con la única intención de poder ayudar siempre a quienes más lo necesitan. Aunque siempre con la intención final de construir un mundo justo en que no sean necesarias las ayudas... Pero mientras tanto, mientras eso no llega, conviene dar nuestro apoyo a quien necesita la ayuda. Un abrazo.

Isabel, gracias por asomarte... No sé si son muchos o son pocos, pero son. En cualquier caso, un gran abrazo.

Juan sin Tierra dimecres, 10 de novembre, 2010  

¡¡¿más control sobre los parados?!!

¿Pero os dais cuenta de lo que decís?

Eastriver dimecres, 10 de novembre, 2010  

Juan, más control sobre los parados no. Control sobre los parados que hacen trampa. Y sí, me doy perfectamente cuenta de lo que digo, aunque a ti te suene a blasfemia. ¿Te suena a blasfemia controlar el fraude se produzca donde se produzca? A mí no. Un abrazo.

Juan si Tierra dimecres, 10 de novembre, 2010  

Lee el comentario de Lembranza y tu respuesta

Thiago dimecres, 10 de novembre, 2010  

joer, este post ha levantado polémica, no?

bueno, como siempre, y si me lo permites desde mi ignorancia, diré que tienes parte de razón pero parte no. Y mira que estoy de acuerdo contigo en la primera parte de tu post, en lo que supone ser de izquierdas.

También entiendo que siendo funcionario, muchas veces te mosquees con las cosas que dicen de los funcionarios. Mis padres lo son al fin y al cabo y pasan por lo mismo que tú. Pero siempre hay una contestación: Si tienes envidia de los notarios o de los funcionarios o de los pilotos de Iberia, métete a notario, funcionario o piloto". Hasta ahí estamos de acuerdo.

Tb. en que hay mucho abuso en el paro. Pero sin embargo, mi discrepancia viene de que en el fondo ese tiempo que cobras en el paro, es PARTE DE TU SALARIO ANTERIOR, un derecho que te has creado con tu trabajo, que te pagan menos o te quitan de tu salario PARA CUANDO NO TIENES. Visto así no veo nada injusto en disfrutarlo. Es parte de tu "salario" solo que en forma de "pago aplazado".

Lo verdaderamente triste para mi, cari, visto desde una visión de la izquierda es que ese subsidio del paro sea igual o casi a lo que es un SALARIO. Y ahí está el problema. Puede que un subsidio de paro de 1000 euros esté bien, pero eso no debería ser un buen sueldo. Si un sueldo bueno fuera por ejemplo, 2500 euros, nadie se pasaria en el paro dos años cobrando 1.000, me explico?.

Así que una visión de izquierdas no es ir en contra de las subvenciones de los parados, que es justo que una persona disfrute de un derecho que ha creado con su trabajo, lo que es justo es pelear pq los trabajadors tengan un SALARIO POTABLE...

he ahí mi discrepancia, espero haberme sabido explicar, jaajaj


Bezos.

Eastriver dimecres, 10 de novembre, 2010  

Thiago te has explicado de perlas y sí que creo que tienes parte de razón. Los sueldos son insultantemente bajos en muchos casos, los precios insultantemente altos, me parece un abuso como a ti. Y supongo que tienes razón en que si uno cobrara más y el paro fuera más bajo la gente no querría estar en el paro, es cierto. Y celebro también que estés de acuerdo al menos en la primera parte de mi razonamiento. Un abrazo.

Maripaz Brugos dimecres, 10 de novembre, 2010  

Uf!, llego tarde...

Entiendo perfectamente lo que quieres decir Ramón. Me gusta ser una ciudadana con conciencia social, la moralidad de los actos, tiene para mi prioridad, por eso aborrezco el engaño en todos los niveles sociales, por parte de las bajas capas y de los poderosos.
Creo que eso se lleva impreso en en álma. Muchas veces como a ti, se me apagan las ganas de creer en los sueños, me entran tentaciones de dejarme llevar...

Opino, que el estado tiene que tener capacidad de descubrir los fraudes, por dificil que sea...quizá asi aprendamos a tener conciencia.

María dimecres, 10 de novembre, 2010  

La crisis, la incertidumbre, como el paro... a muchos nos hace estar perdidos, angustiados y desorientados, y con estos temas tan actuales nuestras palabras se encienden con ganas de desahogarnos, pero lo peor de todo, es que pueden llegar a crear confusión, sobre todo, al no vernos las caras ni los gestos cuando comentamos pudiendo parecer que estamos discutiendo, cuando ello no es así, sino simplemente un desahogo.

Hace unos años, cuando casi todos teníamos empleo, muchos no sabían lo que era el subsidio, y ahora cinco millones de parados, ya lo conocen, o han dejado de percibirlo porque se les terminó, otros dejarán de cobrarlo, y yo me pregunto... ¿cómo puede el Gobierno dejar que se llegue a este terrible drama? no lo entiendo, de verdad, no lo entiendo, no lo llegaré a entender jamás.

Ramón, gracias por haberme dejado desahogar en tu blog, y te pido perdón si acaso te hubiera molestado, esa no fué mi intención.

Un beso.

Fàtima T. dijous, 11 de novembre, 2010  

Qué lástima llegar tarde a esta tertulia.
En fin creo que todo se ha dicho ya. He leído todo el hilo, pero sesenta y tres comentarios son muchos para no perderme ni un detalle.
Quería felicitarte por tu artículo. Comparto al cien por ciento tu visión sobre la forma de vivir y sentir el ser de izquierdas, creo que no lo has podido expresar con mayor claridad.
Pienso que el problema de los que abusan de la prestación por desempleo no es algo que haya surgido en los últimos tiempos, a raíz de este descalabro económico que estamos viviendo en todo el mundo. Existe desde hace años. Es cierto que la situación laboral se ha precarizado, pero no creo que esto influya en que mucha gente haya incluido el subsidio o la prestación por desempleo en el orden del día de sus vidas con la exactitud del metrónomo: ahora trabajo nueve meses, cobro tres o lo que sea (nunca he estado –y cruzo los dedos- en el paro, así que no sé si a nueve le tocan tres, o dos, o cuánto), y luego la suerte proveerá.
Más bien, pienso que los que se mueven en una situación laboral precaria tienden a buscar cómo afianzarse en el mundillo laboral, a insertarse en un trabajo que le ofrezca perspecticas y una cierta confianza, a buscar una contratación indefinida.

Un abrazo.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP