Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

diumenge, 1 d’agost de 2010

COLOSAL

Encontrábame en la isla griega de Rodas sabiendo que no hallaría ni rastro del Coloso, aquella gigantesca estatua del dios Helios que daba entrada a la ciudad, cual puerta monumental. Sobre esa isla me gustaría escribir otro día, porque es una isla con escaleras que no llevan a ninguna parte, toda ella mero decorado maravilloso.

Encontrábame en Rodas sin buscar al Coloso cuando me llegó, casualidades de la vida, una noticia colosal: el Parlamento de Catalunya acababa de prohibir la fiesta de los toros. Un sms de Esther me informó puntualmente (me consta que también Susana me mandó uno, pero por esas cosas de las compañías de telefonía móvil, no me llegó). Y aquí se me permitirá que recuerde algo.

Tenía yo quince años, quizá uno menos, cuando cierto día, regresando del instituto, me encontré con una escena atroz. Las autoridades caninas de mi ciudad (las autoridades siempre son caninas, pero a veces lo son específicamente) recogían un perro abandonado. Nos paramos un grupito, sorprendidos por un espectáculo que no habíamos visto nunca. Y sentí que algo se rompía en mi interior cuando observé la crueldad con que era tratado el pobre animal. Llegamos a casa, con una amiga de la época (Alicia, la inolvidable Alicia, recuperada recientemente gracias a ese invento llamado facebook) y redactamos una carta que mandamos a La Vanguardia, y que La Vanguardia tuvo a bien publicar.

A partir de entonces y hasta hoy mismo la lucha por los derechos del animal ha ocupado parte de mis inquietudes. Y he ido viendo cómo desaparecían espectáculos atroces y terribles. La cabra que tiraban desde cierto campanario despreciable. Los pollos colgados cabeza abajo para que los lugareños pasaran corriendo a caballo y trataran de arrancar cuantas más cabezas mejor. O el de los patos lanzados a un río que debían ser cazados, a lo bestia y tras ser ahogados, por los aguerridos mozos unicejos de la entrañable aldea. Otros espectáculos siguen existiendo, por desgracia, como el toro de Tordesillas, acribillado por varios hombres muy hombres que se dedican a torturarlo hasta la muerte. Y uno asiste a la justificación imposible de espectáculos como ese, y llega a la conclusión de que el eslabón perdido existe, y que no anda lejos.

Por eso la noticia que me llegó a Rodas fue colosal. Queda mucho por hacer, pero que se prohiban espectáculos que, se mire como se mire, son básicamente pura salvajada, es un motivo de gran alegría. Mirad, mirad el corto que pone Ciberculturalia en su blog y descubriréis que existen múltiples maneras de decir lo mismo. O leed la entrada de Susana y sabréis otros motivos que han contribuido a que la noticia me parezca estupenda (sí, se trata de una iniciativa popular...).
Y bueno, finalmente ahí asoma de nuevo el PP, que más que un partido político ya se me antoja una pesadilla. Dice que pretende conseguir que lo que ha decidido libremente un parlamento quede, nuevamente, en papel mojado. No me diréis que no resulta agotador hasta la extenuación. Pero de momento la inmensa alegría no nos la quita nadie. Y uno tiene la intuición de que con esto no van a poder...

Al día siguiente, todavía feliz, marché de Rodas a Creta y pensé que nuevamente algo mágico estaba uniendo mi viaje a la prohibición que comento. Porque fue justamente en Creta donde cierta reina tuvo amores justamente con un toro, de cuya unión nació... En fin, no repetiré la historia.

Solamente una anécdota para terminar. Cuando hablé con mi amiga Rosa y comentamos la gran noticia, sus palabras fueron enormemente precisas. Señalé mi gran alegría por la prohibición y ella me respondió que ni siquiera íbamos a notarlo porque, en realidad, ¿quién iba a los toros en Catalunya? Nadie, la verdad. Una sola plaza en toda Catalunya y comúnmente vacía (menos cuando se fletan autocares desde otros rincones de la piel de toro). Es cierto, no va nadie. Quizá por eso se nos ha criticado desde algunos medios europeos y mundiales. Catalunya, tierra de prohibiciones, se ha dicho.
Pero yo sí me alegro. Me alegro de que algunas cosas estén prohibidas. Me alegro de que se prohiban las peleas de gallos, por ejemplo. O las peleas de perros. Me alegra que se prohiba tirar animales desde campanarios. Me alegra que se prohiba arrancar de cuajo la cabeza de las aves. Me alegro, y ahora que lo escribo ni me lo creo, me alegro de que en Catalunya se prohiba torturar un animal hasta su muerte, convertida en espectáculo, en una plaza. Espero que cunda el ejemplo, de verdad que lo espero.

(Y hoy domingo día 1 de agosto puedo decir bien alto que me alegro también de que entre en vigor la convención que prohibe las bombas de racimo, otra muestra más de la enorme crueldad humana que queda, espero, desterrada, aunque no todos los países la hayan firmado...)

ACTUALIZO: El domingo día 1 de agosto se celebró una corrida en la Monumental. Se preveía polémica y seguramente multitudinaria, dada la reciente normativa aprobada por el Parlament. Pues no. Esta es la imagen... Y sobran las palabras.

28 comentaris:

mariajesusparadela diumenge, 01 d’agost, 2010  

Y te alegras tu y yo ( y muchísima gente más) y nuestros bolsillos, porque también se acabó que subvencionen la fiesta. Porque de eso no habla nadie: la fiesta se hace porque está pagada por todos nuestros bolsillos, aunque seamos antitaurinos (y aunque fuéramos antiespañoles, jejeje).
¡Qué sinvergüenzas! cómo lo manipulan todo.

Nuria diumenge, 01 d’agost, 2010  

Una alegria inmensa cuando me enteré de la prohibición.
Ya era hora que hagan algo bien hecho,esperemos que en lo demás vayan estabilizándose también...:)
Por cierto! como andan mis queridas islas griegas? jajaj que recuerdos ;)
Salutacions!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI diumenge, 01 d’agost, 2010  

Cuando hicimos el paseillo vestidos de luces en la plaza democrática ( de eso hará ahora unos 30 años) y al poco ganó el PSOE, muchos pensamos/aron que con un partido de izquierdas en el poder y un poco de tiempo las costumbres patrias cambiarían paulatinamente. Pero mira por donde, los ministros socialistas ostentaban su presencia en las plazas, y PRISA y Polanco, esos grandes ilustrados nietos del Orteguísma y Gasset, hacían el agosto de las ferias y se quedaban con el monopolio televisivo adhoc. Además, los toreros ya tenían el bachillerato y se podía ir uno a tomar unos finos a su hacienda sin miedo a que le llamasen paleto.

Al final, lo que salió arastrado por la puerta de toriles fue, como casi siempre, la razón.

En Catalunya, a ver si CiU y ERC se atreven con los correbous varios y salvajes...

¡Salud y a celebrar la LIBERTAD de prohibir la barbarie!

Ciberculturalia diumenge, 01 d’agost, 2010  

Querido Ramón, mucho se ha dicho estos días sobre la razón de la ya famosa prohibición. Mucho se ha dicho y casi todo al margen de lo esencial: la defensa y protección de los animales, el abandono de prácticas bárbaras de maltrato al animal. ¿Queda mucho por hacer? Sí, indudablemente pero los pasos que se dan van por buen camino a pesar de lo que dice la caverna mediática. ¿Qué sería preferible una sociedad en que no hubiera prohibiciones? Así es, pero mientras no se pueda, hay que reglar la convivencia de alguna manera, no crees?

Me alegra tu vuelta y espero nos vayas contando. Yo me iré a mitad de mes y ya no veo el momento.

Un beso

Txema diumenge, 01 d’agost, 2010  

Aunque fuera aficionado a las corridas de toros, que no lo soy, tendría que respetar la decición del Parlament. Podría argumentar cualquier motivo en contra, pero tendría que aceptar que la decisión es soberana.

Sin embargo, la caverna española, ya prepara sus armas para que nada menos que el Constitucional deroge esa Ley.

Una vez más, el nacionalismo español quiere imponer(nos) a todos su costumbres, ideas, tradiciones e idioma. Cada cosa a su tiempo.

Y no sólo es la derecha política la que agita esa bandera. Me produjo sonrojo ver a Plácido Domingo con una muleta en el Teatro, encantado de oír ¡torero!, ¡torero! Muchos se van a sumar a esta defensa de la fiesta nacional que pretende hacernos pasar por un hecho ¡cultural!

No te quepa duda Ramón de que lo lograrán, porque tantos años de predicar odio contra Catalunya servirán para que quienes sean indiferentes al fondo del asunto, se sumen prestos a la nueva cruzada anticatalana. Al tiempo.

Echa un vistazo a El País de hoy.

un saludo

Chousa da Alcandra diumenge, 01 d’agost, 2010  

Como bien dices, queda camino por recorrer todavía en este andar de la evolución; pero sin duda alguna el paso dado por el Parlament es uno bien importante. Tal vez un día dejemos de hacer tantas "humanadas"...

Un saludo dende a Chousa

Anna Jorba Ricart diumenge, 01 d’agost, 2010  

Contenta y mucho estoy por la decisión del Parlament...pero sigo sin entender que no se toque lo de "els bous embolats", y ni siquiera entiendo la moratoria de esperar al 2012 y alargar la licencia para matar...
Aunque sé que, poco a poco, es como se van consiguiendo las cosas...y como decimos los catalanes "val mes menjar poc i pair bé"..
Bienvenido.

Alfonso diumenge, 01 d’agost, 2010  

Yo estoy contentísimo con la prohibición, soy antitaurino en una tierra donde el toreo manda mucho, pero vamos, aquí en Andalucía también hay mucha gente, sobre todo la joven, y eso es lo importante, que ya no quiere esto, y supongo que tardaremos más, pero al final, también desaparecerá. Eso sí, las autoridades deben comprometerse, y para eso estamos la ciudadanía, para apretarle los tornillos, dejar de apoyar a una 'fiesta', que aquí es una industria.
De todas formas, yo no estoy muy de acuerdo como lo ha hecho el parlamento catalán,y me refiero a la libertad de voto.
No, yo voto a una lista , no estoy votando a personas, que a saber cuales son sus inclinaciones religiosas, ecologistas o vaya usted a saber.
Los partidos políticos deben pringarse y tomar opción, y si hay una cuestión polémica como esta, donde tanto hay antitaurinos de derechas como de izquierdas, hay una vía: el referéndum.

emejota diumenge, 01 d’agost, 2010  

Me da mucha alegría comprobar que es un sentimiento colectivo. Los de siempre siempre dirán lo mismo, pero afortunadamente cada vez van siendo menos, ¿cuantos jóvenes van a las corridas de toros?. Un abrazo y a seguir disfrutando.

Eastriver dilluns, 02 d’agost, 2010  

María Jesús, esa es otra, la de la pasta que nos cuesta. Hoy en BCN había corrida. Las fotos de la prensa muestran eso: la plaza totalmente vacía. Más que una prohibición debería ser obligatorio. Pero los guardianes de los tarros de las esencias rancias siguen poniéndose la mano en el pecho y en los bolsillos ajenos. La madre que los trajo...

Nuria, las islas están estupendas pero tuyas del todo no son, que una parte también me corresponde por decreto ley, jeje. Un gran abrazo.

MJ, totalmente de acuerdo. También con Anna, cómo no hacer lo mismo con los bous embelats o cómo se llamen, con los correbous y demás espectáculos. Que el toro no muera no significa que sea menos cruel. No, no deseo ni un solo espectáculo con animales, ni siquiera el circo. Un abrazo.

Ciberculturalia, como dices debemos poner orden. Hacer leyes no significa únicamente prohibir: significa ordenar. Con eso me quedo, con la necesidad de ordenar el entorno. Un gran abrazo y ya ves que he querido traer aquí a tu torito preferido, y mío desde que ayer mismo vi el corto en tu blog. Un gran abrazo. Y ánimo, que queda menos para tu ida feliz.

Eastriver dilluns, 02 d’agost, 2010  

Exacto, Txema, se trata de respetar una decisión democrática plenamente. Pero no, ya sabes cómo está el patio. Se sacan de su chistera cualquier excusa para no respetar, para tumbar lo democrático. Y luego se extrañan de que estemos hasta los huevos. En fin... Pero procuro ser positivo, eso desde luego, porque a veces son posibles los cambios.

Chousa, qué bueno lo de las humanadas. Ojalá aprendamos, como bien sugieres, a ser más animales, a hacer más animaladas por tanto, y no tantas humanadas. Un abrazo.

Anna, sí, sí, totalmente de acuerdo. Le he dicho lo mismo a Mariano José, el pobrecito hablador, en el comentario anterior. Yo tampoco entiendo algunas cosas, aunque el optimismo me haga ver, de momento, lo bueno. Pero mañana a seguir luchando.

Alfonso, es verdad. ¿Qué significa lo de la libertad de voto? Si las listas fueran abiertas tendría algún sentido. Con las listas cerradas que tenemos aquí, no tiene ninguno. Uno vota efectivamente a partidos. Pues que se mojen. Y si algún diputado no está de acuerdo, que se evidencie y que incluso pague su multa. Recuerdo cuando el matrimonio gay. El PP votó en contra, claro. Menos Celia Villalobos. Se saltó, por principio, la obediencia de voto. Y pagó su multa. Y tuvo un ramo enorme de los colectivos al día siguiente, claro... Pero sí, que si uno no está de acuerdo, que se signifique, y que se signifique también el partido, todos los partidos. Un abrazo.

Emejota, lo de "los de siempre" es una graciosa forma de decirlo. Buen eufemismo. Ya nos entendemos. Puaj, qué cansados me tienen los de siempre, hija... Ni te figuras. Un gran abrazo.

RGAlmazán dilluns, 02 d’agost, 2010  

Ha sido un gran paso, aunque haya que seguir, ahí están también los correbous, o el famoso toro de Tordesillas que tú citas, entre otros espectáculos donde se tortura a los toros.
Y sí, ojalá que esta prohibición sea la espoleta que hace saltar la conciencia y extienda iniciativas similares por otras partes. Parece que de momento en el País Vasco y en Asturias va a haber otras iniciativas similares. En Madrid --aunque se pierda-- ya hay una ILP que ha llegado a la Asamblea.
En fin, esto se mueve aunque habrá que tener persistencia y pacienca pues no será una cuestíos de poco tiempo.

Salud y República

Montserrat Sala dilluns, 02 d’agost, 2010  

Hola Ramón, estas de vacances. buscant gengants per terres llunyanes, peró no desconectes gens. Estas al dia de tot el que passe per aquí. Comprenc la teva alegria. La noticia de les bombes raïm, la millor, menys popular, però molt mes efctiva. Fins la tornda!

Maia dilluns, 02 d’agost, 2010  

Me alegro tanto que se hayan prohibido en Catalunya las fiestas de toros que no te haces a una idea. Soy ferviente defensora de los derechos de los animales y no compro productos que hayan sido testeados en criaturas tan nobles. Soy consciente que el avance en la medicina ha sido posible a veces gracias a experimentos en ratas o cerdos, tan parecidos en su formación genética a la nuestra, pero hoy hay alternativas tecnológicas solo que, claro, son más caras... (???!!!). He leído estudios que confirman que se puede saber el grado de agresividad de una persona en base a su comportamiento frente a los animales. Me resulta muy lógico. No puedo comprender ni acepto la falta de respeto por la naturaleza, en ningún grado. Y esto incluye los animales. No comprendo el maltrato, la falta de piedad y la cobardía de quienes agreden por el placer de agredir a ninguna criatura ni ser vivo, sea cuál sea, sin distinciones. Me parece deplorable. No soy vegetariana y esto puede resultar una contradicción. Podría explayarme y dar una explicación pero no ahora, no aquí. Si me la piden la daré, sino, con esto alcanza. Un gran abrazo,

Dilaida dilluns, 02 d’agost, 2010  

¿Qué tal de vacaciones? Yo también me alegro de todo eso que tú dices que te alegra y de poder leer tus lúcidas entradas.
Sin duda los catalanes estáis de enhorabuena, ya me gustaría a mi como galega, pero en este rincón todavía funciona el caciquismo del siglo XIX, es "el pazo" de los del PP y los demás partidos son unos "acojonados" "mediocres" que no saben, ni quieren hacerles frente y disfrutan estando en la oposición.
Bicos

Pulgarcito soñador dilluns, 02 d’agost, 2010  

Tengo ideas encontradas en este tema. Creo que podrían divertirse, los hombres, sin crueldad. Y sin embargo, como leía en otro blog, seguiremos comiendo pollos y vacas.
Yo sé que es un tema más complejo, y no quiero aparecer como una voz disonante. Pero sospecho que, prácticamente, deberíamos desaparecer del planeta para satisfacer a todos.
Ahora, el tema político y del PP, es demasiado interesante para analizar.
Un abrazo.

Eastriver dilluns, 02 d’agost, 2010  

Rafa, esa es la esperanza, que la cosa crezca como una limpísima mancha de aceite. No sabía de esos intentos en otros lugares. Excelente noticia que, ojalá, puede prosperar en algunos otros lugares. Un gran abrazo.

Montserrat, ja he tornat! Però sí, inclús lluny, sempre trobo un momento per consultar la premsa des d'internet o sempre hi ha algun amic que m'envia per sms les notícies grosses. Una abraçada.

Maia, cómo te entiendo. Yo tampoco soy vegetariano, es en cierta medida una lucha mía, no digo que no sea incluso una contradicción. Pero me identifico totalmente con esa visión de los animales y la naturaleza en general que tú tienes. Desde esa sensibilidad supongo que te es fácil comprender lo que para otros resulta casi imposible. Un gran abrazo.

Dilaida, qué precisa, qué triste también la visión de Galicia que das. Supongo que por desgracia tienes razón. Nos queda la esperanza. Nos queda el sueño de que todo pueda cambiar pronto. Créeme si te digo que es lo que deseo y espero totalmente. Un gran abrazo.

Pulgarcito, no hablo de que nadie desaparezca del planeta, todo lo contrario. Hablo del respeto a los animales y del derecho de la gente a decir que no quiere pagar más de su bolsillo un espectáculo tan lamentable. Y de la exigencia (democrática) de que ciertas cosas desaparezcan felizmente. Un abrazo.

almalaire dilluns, 02 d’agost, 2010  

Nunca he estado en una plaza de toros más que para ver algun concierto. El último fue de Serrat con su disco homenaje a Miguel Hernández, una verdadera maravilla. Los dos son(a mi me gusta hablar de Miguel Hernández en presente) muy taurinos. Sospecho que yo, pese a no haber visto toros nunca y pese a que objetivamente considerado, entiendo que el espectáculo es una burrada, también lo soy. Muy taurina, digo. Me gusta todo lo que rodea al mundo del toro, la épica y la literatura, los versos ligeros de Manuel Machado y las poses suicidas de José Tomás, los muchachos de blanco que corren en los sanfermines con el periódico enrollado en la mano, la rotundidad de algunas expresiones como esa de atarse los machos...no sé, me gusta. Entiendo y respeto toda la argumentación de los que quieren prohibir los toros(hay tantísimas cosas que jamás deberían permitirse y no sólo con animales sino con seres humanos) pero a mi me gustan.

Ahora bien. El parlament ha decidido libre y democráticamente y lo ha hecho escuchando una iniciativa popular. Lo que está haciendo el PP es una vileza pero ellos saben que, lamentablemente, ser viles es lo que mejor se les da y con lo que más resultados obtienen.

Abrazos, Ramón.

Edmundo dimarts, 03 d’agost, 2010  

Es tan difícil...es un rito, pero es salvaje; es salvaje pero es la historia misma. No sé.

Miguel Baquero dimarts, 03 d’agost, 2010  

A mí tampoco me gustan los toros y me duele mucho que se identifique a lo español con lo taurino. Hay que poner también las cosas en su sitio, cualquiera pensaría que al otro lado del Ebro la gente, ansiosa por matar toros, está dispuesta a linchar a los catalanes por oponerse a las corridas. Hay muchísima gente en el resto de España a la que le avergüenza que a eso se le llame fiesta nacional. No estoy de acuerdo con las palabras de Txema de que "una vez más, el nacionalismo español quiere imponer(nos) a todos su costumbres, ideas, tradiciones e idioma". Yo me siento orgulloso de ser español y ésa ni es mi costumbre, ni mi idea ni mi tradición. De nuevo, sería bueno no generalizar ni confundir la parte con el todo.

Eastriver dimarts, 03 d’agost, 2010  

Alma, querida amiga, justamente todo eso que citas y que rodea al mundo del toro, no me gusta en absoluto. Me parece el paradigma del machismo rancio. Lo único que salvaría sería el arte de Picasso, de Lorca... poemas, pinturas y esculturas. Que, por cierto, seguirán estando ahí aunque los toros se prohibiesen. Un beso.

Edmundo, la historia, la tradición, no justifican que perviva la barbarie. La historia, el arte, todo eso permanece afortunadamente. Pero la tradición, si a una sociedad le parece bárbara, acabará desapareciendo tarde o temprano, nos pongamos como nos pongamos. Un abrazo.

Miguel, creo que tienes parte de razón. Mezclar lo identitario con la prohibición me parece perverso. Cualquiera diría del Ebro para allá todos os pirráis por los toros, y del Ebro para acá a nadie le gustan. No es así, indudablemente. La prohibición es una genial noticia porque crea una corriente determinada. Y ha despertado enormes simpatías en Madrid, en Andalucía, yo que sé... en muchas partes, en todas. Pero considero que también Txema tiene razón. ¿Qué ha hecho el PP? Hablar de salvar la fiesta nacional, presionar al PSOE para que salve las tradiciones españolas. Pero claro, una cosa son los políticos (deplorables, aquí y allí) y otra cosa es la gente. Porque todo esto viene de una iniciativa legislativa popular, no lo olvidemos. Por eso es un triunfo de todos, catalanes o no, de todos quienes deploramos la violencia con animales en espectáculos varios. Un abrazo.

Stalker dimarts, 03 d’agost, 2010  

Ha sido un momento de intensa alegría para los que luchamos, desde diversas posiciones, contra el maltrato animal en cualquiera de sus manifestaciones (ahora toca mirar lo que ocurre en la industria alimentaria con los animales... una verdadera atrocidad que ha de ser abordada en uno u otro momento).

Un paso adelante y un motivo de felicidad luminosa y para compartir.

Pero queda mucho, vigilemos, estemos atentos, actuemos.

abrazo fuerte

Eastriver dimarts, 03 d’agost, 2010  

Desde luego, Stalker, queda tanto por hacer... Resulta agotador pensarlo, fijarse en los frentes que tenemos abiertos en diversos temas. Pero supongo que eso es la vida: una lucha por llegar a ser mejores y a vivir mejor todos. Un abrazo grande, grande.

emejota dimecres, 04 d’agost, 2010  

Amic, no encuentro "Somorrostro..."

nocheinfinita dimecres, 04 d’agost, 2010  

Felicidades a Cataluña. Enhorabuena a todos los catalanes.

Yo también me alegro que hyan prohibido el atroz espectáculo de los toros.

Esperemos que se quiten todos los espectáculos donde cualquier animal sea maltratado,

Suscribo tu entrada 100 x 100.

Un beso.

noche

Jose Vte. dimecres, 04 d’agost, 2010  

Yo, aunque aun no tengo tan claro que la prohibición sea la mejor manera de acabar con los toros y con la tortura que conlleva, en el fondo me alegro de que se ponga, quizá no la primera piedra, pero si una muy gorda por la repercusión que ha tenido en todo el mundo por acabar con esa "fiesta". Aunque los toros acabarán por si solos, no me cabe ninguna duda, aunque poco a poco.

No me parece tan bien que los partidos de izquierda e independentistas catalanes no hayan propuesto también acabar con los toros embolados y las vaquillas, tan populares, quizás mas aun que los propios toros, incluso aquí en la Comunidad Valenciana. Me parece por parte de los partidos de izquierda catalanes una medida bastante electoralista y cobarde.

En cuanto a las medidas que propone el PP, es lo habitual en ellos en cuanto algo no les gusta, si vivierais aquí en Valencia... jejeje, sencillammente alucinante pero habitual.

Felipe dimecres, 04 d’agost, 2010  

Ramón,al fin se consiguió.Iría poca gente sólo que ahora no va a ir nadie porque el toro no sufrirá

Saludos

NINA dimecres, 04 d’agost, 2010  

Yo también estoy contenta de que hayan prohibido esa práctica salvaje y cruel.
Y veo que te estás dando la gran vida! Se me alargan los dientes ...

Cómo me gustaría conocer Grecia!
Y en verano!

Baci

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP