Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

diumenge, 21 d’agost de 2011

FEDERICO

El filólogo, como cualquier técnico, puede llegar a ser muy tonto. Pero mucho. Precisamente por creerse muy listo en lo suyo. Lo mismo puede ocurrirle a cualquier especialista de cualquier otra disciplina.

Hace años se estableció una discusión filológica sobre un verso lorquiano. En uno de sus primeros libros, del cual había desaparecido el manuscrito, se podía leer el siguiente verso:

"Mi corazón es un poco de agua clara"

¿Poco?, se preguntaron los filólogos creyéndose muy listos. Será pozo, se dijeron. Infinitamente más poético, más arrebatado, más apasionado, más grande, menos ridículo, más gramatical incluso. Y así dejaron el verso convertido en:

"Mi corazón es un pozo de agua clara"

y se quedaron tan anchos. Pero, ¿alguien puede imaginarse a Federico diciendo que su corazón era un pozo de agua clara? ¿No resulta este verso infinitamente más trillado, más previsible?

Años más tarde se descubrió el manuscrito original que contenía ese verso. Y no había error. Federico, efectivamente, había dicho, con una sensibilidad que jamás tuvieron los filólogos que le glosaron, que su corazón no era más que un poco de agua clara.

En esa sencillez radica su poesía, su espíritu poético.

Aunque sin fotos (mi conexión actual tiene la culpa) he deseado sumarme a este homenaje a partir de la lectura de dos blogs amigos (y de amigos): Isabel (del Cobijo) y Antonio. Supongo que los grandes poetas sacan lo mejor de nosotros mismos y somos capaces de emocionarnos hablando de ellos.

Una última anécdota, esta vez no filológica sino biográfica, del propio Federico, referida por él en una de sus hermosas conferencias. Siendo niño solitario se refugió en una de esas choperas que hay cerca de la Fuente, en la Vega, que yo también he visto. Y allí sintió que alguien le llamaba. Era una voz oscura, confusa, extraña. El niño observó atentamente, buscando de dónde provenía ese Fe-de-ri-coooo, casi como un susurro, que le estaba avisando de algo. Y entonces descubrió que era el viento que, meciendo las ramas de los chopos, producía un lamento que a él se le figuró su nombre.

Así nos llama la poesía, la naturaleza (supongo que vienen a ser lo mismo), cuando estamos dispuestos a escucharlas. Y por eso debemos estar agradecidos a los poetas que educaron nuestros oídos. No sé si nos hicieron más sabios; nos hicieron más atentos, lo que probablemente sea todavía mejor.

17 comentaris:

Isabel Martínez Barquero diumenge, 21 d’agost, 2011  

¡Bravo, Ramon! Aunque sea sin fotos ni montajes, la entrada es preciosa.
Cuentas con mucha gracia la anécdota de los filólogos, empeñados los muy ortodoxos en que fuera "pozo" lo que era "poco". A mí también me gusta más "poco", menos previsible, más sencillo y hasta me parece más poético, pues el "poco de agua" discurre limpia y no está confinada entre las paredes del pozo, es libre en suma, como lo fue Federico.
Y sí, amigo, los grandes poetas nos hacen mejores siempre.
Un beso enorme y que sepas que me encanta que te hayas unido al homenaje. Recordar a seres como él da fuerzas en tiempos tan estúpidos y crueles como los que estamos viviendo.
Más besos, Ramon.

Antonio diumenge, 21 d’agost, 2011  

No sé, Ramón, no sé, pero a mí me hicieron más sensible y, a la madurez, me han hecho perder la vergüenza de recitar en público y componer poemas desde el sentimiento, el ritmo y la rima. Eso se lo debo a Federico, Hernandez, Machado y a Serrat y Sabina que han dado el sabor poético en sus canciones, además de otros muchos...
Tu entrada deja las cosas en su sitio y nos muestra que los críticos expertos en cualquier cosa se miran más al hombligo que al fondo que critican...
Un abrazo afectuoso

Anna Jorba Ricart dilluns, 22 d’agost, 2011  

Ramon
¡Com m'alegro de la teva entrada!
La poesia s'ha de voler, cal saber escoltar-la, s'escriu molts, moltíssims poemes, però no és un gènere que interessi.
Recordo haver-ho comentat abans amb tu.
El teu retorn farà més atractiva la navegació pel món dels blocs.
¡Qué haré yo sobre estos campos
cogiendo nidos y ramas,
rodeado de la aurora
y llena de noche el alma!

Molts petons.

Dilaida dilluns, 22 d’agost, 2011  

Estupendo homenaje Ramón, es estupendo poder leer tus entradas, aunque sólo sea de vez en cuando.

Pilar dilluns, 22 d’agost, 2011  

Preciosa entrada, sentido homenaje que sinceramente creo recoge como pocos el sentir de alguin tan poco común como Federico García Lorca, gracias.

emejota dilluns, 22 d’agost, 2011  

Chico, cuando te pones, es que te sale de maravilla. Has explicado maravillosamente lo que significa esa llamada.... ayyyy (suspiro). Me apunto a volver al "insti", solo por escucharte. (Y no es coba)
Besazo.

Montserrat Sala dilluns, 22 d’agost, 2011  

Benvingut a casa teva Ramón. Doncs ja ho veus, tothom ha escrit amb motíu de 75è aniversari. Jo que xafardejo molt pels blogs n'he vist d'altres, a més dels que tu menciones
tots ells però, han incidit mes amb la injusticia de la seva mort y martiri, que en la seva obra.
Jo penso que es més la seva obra, y que al morir jove, es va perdre segurament el millor, si es que això podie ser possible.

mariajesusparadela dilluns, 22 d’agost, 2011  

En el "poco" está la humildad y en el "pozo" la soberbia.
Un día leí en el blog de Blanca Andreu un verso de Lorca que me dejó impresionada: "qué raro que me llame Federico".
He ahí un pozo, un verso profundo, un todo, sin soberbia.

Ataúlfa Braun dilluns, 22 d’agost, 2011  

¡Ay, Ramón! En los tiempos que corren, desprestigiadas ya del todo las letras, quememos las naves y destruyamos la filología en pos de la literatura. No hay ambición más absurda que intentar comprender a un poeta.

Petons!

Laura dilluns, 22 d’agost, 2011  

Nos lo habríamos perdido, si no te animas y haces una entrada tan estupenda.

También me llama de ese modo la poesía, es el alimento para el alma que necesito en momentos de bajón.

Sentir, no es lo mismo que saber.

La conexión que se establece entre el SER y el ser en la poesía es tan estrecha que no se distingue, el universo se une a esa forma de expresión, tan genuina, limpia, auténtica, es preciso que salga del alma y por eso llega con tanta profundidad.

Los Poetas no tienen miedo a denunciar, utilizan las palabras como cuchillas cuando tienen que sangrar heridas, cuando tienen que denunciar injusticias, cuando defienden la libertad y son suaves y tiernos cuando hablan del Amor.

Federico era Amor en estado puro, y aunque vuelva a repetirme, guapo a rabiar.

Gracias por traerlo y mil gracias, amigo del alma.

Jose Vte. dilluns, 22 d’agost, 2011  

Me alegro de poder leerte de nuevo, Ramón.
Encantadora entrada la que has elaborada, que dice mucho del sentir de Federico García Lorca.
El excesivo estudio de una obra, en ocasiones, la desvirtúa del origen. Todo no se hace pensando en la posteridad.

Un abrazo

El Joven llamado Cuervo dilluns, 22 d’agost, 2011  

Tu dedicatoria es bellísima. Porque esa anécdota pequeña puede pintar perfectamente al poeta. Entre lo trillado poético y lo cotidiano iluminando un contexto "ajeno", Federico elige lo segundo, y que bien que hace. Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dilluns, 22 d’agost, 2011  

Te he enlazado, Ramon. He ido a Mateo Santamarta, que está haciendo una magnífica labor enlazando todas las entradas que conoce de homenaje, y le he chivado la tuya y la de Antonio. Y yo os he metido también.
Es bonito lo que está pasando, y muy emocionante, mucho. Me recuerda a aquel 13 de diciembre de 2009 machadiano: enlaces en homenaje a un poeta, ¿recuerdas?
Petons.

mateosantamarta dimarts, 23 d’agost, 2011  

Un texto sencillo, agudo e inteligente: de seguro le hubiese gustado a Federico, y hasta me lo imagino riendo a mandíbula batiente mientras escucha la anécdota de los filólogos pedantes. Tienes razón. Federico, que utiliza a veces la imagen del pozo no la hubiese utilizado para hablar de su corazón que estaba a flor de piel.
No conté la anécdota de Federico escuchando el susurro de su nombre por parte de los chopos, porque esperaba que alguien la recordaría y acerté porque en este texto queda bordada y junto con la anterior hace tan buen retrato de Federico que no hace falta la foto. Hay algo que se me ocurrió hace unos días y que me gustaría que alguien que escribe bien tratase -es posible que ya se haya dicho-. "Así que pasen cinco años" terminada el 19 de Agosto de 1931. En la obra de Federico hay siempre una especie de premonición de una muerte trágica: aquí parece haber una premonición de la fecha (no conozco la obra, o no la recuerdo.
Un abrazo y gracias.
Por supuesto te integré en el homenaje colectivo de A. y P.
Espero que no te importe.

ARO divendres, 26 d’agost, 2011  

La poesía es corazón, alma; la filología, cerebro. El corazón de Federico no puede defirnirse como un pozo, por mucho que sea de agua, sino como agua clara que anda libre regando yerbas del campo.

nocheinfinita diumenge, 28 d’agost, 2011  

Te sigo leyendo, tan "atenta" como siempre.

Un abrazo

Luarna dimecres, 31 d’agost, 2011  

Hermoso.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP