Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dijous, 12 d’abril de 2012

PERIPLO

El 31 de julio de 2009 publiqué una entrada en mi primer blog que ahora quiero recuperar. Se titulaba "Memòria d'anar a la feina" i en ella contaba una experiencia fotográfica: cierta mañana de aquella primavera pasada había salido de casa con la cámara de fotos preparada y había ido tomando fotos de todas las escalas de mi recorrido matinal e inevitable: salida de casa, metro en dirección a la estación de tren, transbordo, llegada al tren... y así hasta el cansancio (el mío diario, no en vano, dado que trabajo fuera de Barcelona, tomo tres transportes para ir a trabajar y otros tres para volver a casa, transbordos aparte).


El otro día me topé con esa entrada y me sirvió para darme cuenta, casi tres años después, de varias cosas. Primera, que mi vida en ese sentido sigue igual. La ruta que hacía entonces es exactamente la misma que hago ahora, y que llevo haciendo desde hace tantos años. Segunda, que cuando hablan de ir a trabajar a Laponia si es necesario a mí, desde luego, no me pilla de nuevo. Siempre me he movido para ir a trabajar, siempre. Con las oposiciones recién aprobadas estuve tres años trabajando a casi cien quilómetros de Barcelona. Luego seis a ochenta quilómetros. Ahora soy feliz porque trabajo sólo a veinte. Y sí, pienso que hay gente un poco comodona que quiere que le traigan el trabajo a casa; permitidme que lo diga.

Pero me di cuenta de más cosas. Por ejemplo, que las obras en la Sagrera de las que hablo en la entrada todavía siguen. ¿Por qué duran tantísimo las obras en este país? O de otra cosa: que mis cafés matinales se han visto radicalmente reducidos por problemas con la tensión.

Y finalmente la entrada que ahora recupero me hizo pensar en otra que en estos días está de actualidad: que los restrictivos presupuestos del Gobierno central son especialmente restrictivos con Catalunya. Leed esto, por ejemplo, donde se glosa que la inversión de Fomento en las cercanías catalanas, que son las que servidor utiliza a diario y que salen en las fotos, ha bajado un 95% mientras que la inversión en cercanías madrileñas ha subido un 25. Y eso no es baladí: en el punto exacto donde servidor toma el tren ha habido en menos de un año dos accidentes: en ambos casos un tren ha arrollado a otro que estaba parado en el andén. El motivo: una señalización incorrecta. Inversión para solucionar el problema el próximo año: cero euros.

Siento mucho acabar mi addenda actual a tan amena entrada de forma tan desagradable, pero es así. Y que nadie se confunda: esto no es una crítica al uso contra el PP. Es una crítica contra el PP además de una crítca contra la connivencia española ante el habitual maltrato económico que el Estado comete contra mi país. Contentos me tienen entre unos y otros.

Y ahora la entrada del 2009. Veréis mi sombra.

"N'hi ha que es queixen d'haver d'agafar el metro per anar a la feina. No seré pas jo qui els critiqui, tothom té dret de queixar-se del què vulgui, faltaria més. A continuació us mostro el repertori de transports diaris que segueixo jo. No és per victimisme, que m'ho passo molt bé i llegeixo molt. I a més m'he mogut tant per anar a la feina que ara sento que treballo al costat de casa. Demano disculpes per la qualitat d'algunes imatges: una de les meves característiques de bon matí són les presses.

Sortida de casa. El rellotge marca dos quarts i deu de vuit. Som-hi cap al metro (llicència: si l'amenaça de fer tard és molt real, agafo un taxi, com els milionaris).


Primera parada, el metro. Línia blava. Característica general: tot està molt buit, o si més no, força buit comparat el tràfec de d'altres hores.



Tant de bo el metro em portés directament al tren. No és així. Això vol dir: enllaç. És el moment d'esperar que el proper metro no trigui i que les escales no siguin plenes. No hi ha res més frustrant que veure com el metro s'escapa perquè un no pot anar més depressa per culpa del tap de gent.
Ara línia vermella... El metro ha d'arribar encara. El gran problema dels transbordaments és el temps que triguen els metros. Depenent de la sort un viatge por durar deu minuts o vint-i-cinc. Si les coses van mal dades millor no mirar el rellotge.



Arribats a Renfe, segon transbordament. Escales, més i més escales, pujar i baixar. Passadissos. Músics (per cada un de bo, dotzena i mitja d'esgarrifosos). I presses. Si arribo amb temps a Renfe puc prendre el cafè al bar de l'estació. Si hi ha perill de què el tren fugi, el cafè haurà d'esperar.


I finalment arribada a l'estació de Renfe, amb el temps just, és clar.


Sol passar que la megafonia anuncïi l'arribada del tren. Així que mirada de reüll al bar de l'estació.
El tren espera(?) aturat a la llunyania. Una foto (moguda, és clar) i carrera.

Comença el trajecte fora de la ciutat. Observació discreta i lectura.


I mirar per la finestra. El particular paissatge, les obres de la Sagrera, el pont del Besós...


O fantàstics edificis a primera línia de mar...



O la Nacional que voreja la costa.
O el mar, tan relaxant.

O edificis modernistes que contrasten amb els grans blocs.



I finalment algun port esportiu.
Un cop arribats a lloc no es pot tampoc perdre el temps. Serà el moment del cafè, si es pot...



El dilema és prou clar:
Hi ha temps, poc però n'hi ha. Així que cap a l'esquerra (sempre m'agrada més anar cap a l'esquerra). Afortunadament al bar no hi ha ningú (no sól pas ser el més habitual, generalment aquests bars d'estacions estan sempre plens de treballadors que de bon matí ja es prenen el que ells anomenen "barrechas" que no és una altra cosa que conyac amb força anís... sempre m'ha estranyat que no hi hagi més accidents laborals).

Si a l'estació no hi ha temps pel cafè (és una obsessió meva de tots els matins, com es pot veure) sempre resta el recurs de la màquina de la feina que fa els pitjors cafès del món, com sol passar amb aquestes màquines. Bons són, de totes maneres, quan no hi ha res millor. Aquesta és la màquina dels mals de panxa...

Que hi hagi temps no significa que hi hagi molt temps. Per això, des de sempre, els meus cafès in itineri són sempre cafès amb gel, encara que nevi. Així un evita haver d'esperar que s'arrefredin.
Després del cafè arriba el moment de l'últim transport de la jornada (bé, de la jornada no, que després s'haurà de tornar a casa i desfer el trajecte): un autocar que té la particularitat de ser alguns dies extremadament puntual i d'altres absolutament impuntual.



I ja finalment, una estona de camí abans d'arribar.

Són ja gairebé les vuit."

22 comentaris:

emejota dijous, 12 d’abril, 2012  

Eso me resuena, ¡y que bien lo llevas, che! Ya no me queda paciencia, sabes lo que haría con tal de dormir más, alquilarme una habitación cerquita del trabajo, pero claro eso viviendo sol@, si uno vive en familia me parece que no queda más remedio hasta que puedas trasladarte a un centro más cercano. Petó y que la fuerza te acompañe.

Isabel dijous, 12 d’abril, 2012  

Qué bueno que nos ofrezcas este trayecto. A mí me encanta recordar esta ciudad tan querida para mí. ¡Si yo pudiera ver el mar cada día!

Gracias y besos.

Desde mi Olimpo dijous, 12 d’abril, 2012  

Ramón, primero decirte que me ha gustado la frase : Siento mucho acabar mi addenda actual a tan amena entrada...., porque no recordaba el significado de addenda y he tenido que consultar, con lo cual aprendo.
Y decirte que realmente tienes lejos el trabajo y que lo conserves y que puedas seguir cogiendo el transporte publico y que hay cosas que no cambian y otras que cambian a peor, con lo cual mejor te quedas como estás....
Te mando un beso.

Mª Trinidad dijous, 12 d’abril, 2012  

Un post que me ha parecido desde mi punto de vista fantástico y muy bien elaborado y detallado, querido Ramón, tienes una bonita silueta, y un gran sentido del humor, y te alabo por tanta paciencia, tienes razón, vivo hece 35 años en Barcelona, y ha cambiado mucho, pero para peor, es mi punto de vista, siempre de obras, en nuestras calles, en nuestros trabajos, en casa de nuestros amigos y es verdad duran y duran como las pilas alcalinas, y siguen las obnras, si vas a cualquier sitio obras.
Yo te pondría un monumento en una importante plaça, por tomártelo de esa forma tan peculiar...!!!
Un abrazo bien fuerte y me ha gustado el contenido de tu post, no lo de los transbordos...

Laura dijous, 12 d’abril, 2012  

Lo tuyo tiene mucho mérito. Por el trabajo lo que sea, decimos, pero todo esto es cansado, hay que tener mucho querer para mantenerse y tu Ramón lo tienes.

Durante mucho tiempo en mi vida laboral he tenido que hacer grandes recorridos, después de la decisión de vivir de una forma mas natural soy afortunada; hoy , por ejemplo, tenía que trabajar en mi pueblo así que he ido al pueblo caminando, a las once he terminado y he vuelto caminando para coger el coche e irme a otro pueblo, a nueve klm.,el camino transcurre por un paisaje de montaña, el pueblo al fondo de un valle lleno de arbolado y huertas, donde las gentes se afanan en los quehaceres del campo, bonito la verdad, cada día bajando al valle doy gracias por todo.

Ánimo, quizá algún día las cosas cambien, si no es así tenemos que mantenernos fieles a nuestros principios, no importa lo que suceda fuera de nosotros , lo importante está dentro.

Muchos besos

Raticulina dijous, 12 d’abril, 2012  

Mare meva!
Sincerament, jo no crec que pogués portar-ho tant bé com tu. Tiraria de cotxe seguríssim.
Ànims i desitjo que no et faltin mai cafès.

Montserrat Sala dijous, 12 d’abril, 2012  

Bona nit Ramón: Déu n'hi dò, tot el que has de fer i matinar cada dia!!!

M'alegro molt de que ho portis tan bé. No hi ha com mirar enrere. Sempre en trobes de pitjors. Imaginat els que van a Madrid cada dia amb el Pont aeri, i a sobre aguntar les comparacions sempre odioses de Messi i Ronaldo!! Quin suplici!!!

Dilaida dijous, 12 d’abril, 2012  

A veces la lejanía o no del trabajo es lo de menos con tal de tenerlo, otras..., qué voy a contarte que tú no sepas haciendo todos los días ese recorrido.
Sobre las obras en este país, yo pienso que debe ser una especie de virús, tapan una calle y abren la siguiente y así sucesivamente. Ahora como no hay dinero, dejan los agujeros abiertos, pero tampoco dejan de abrir otros.
Bicos

Pakiba dijous, 12 d’abril, 2012  

Eso quiere decir que el tiempo pasa pero nosotros seguimos haciendo siempre lo mismo.
Tienes un poco lejos el trabajo, pero al fin y al cabo tienes trabajo que es lo que hoy en dia importa.
Haz heho un trabajo muy bien elaborado, como de investigación,jejeje.

Antonio divendres, 13 d’abril, 2012  

Ramón, a parte de la crítica que le haces a la política centralista del PP, me has traído ala memoria mis viajes durante años para acudir al trabajo en Barcelona. Salida de Bellvitge en autobús a la plaza España, metro hasta Urgel, autobús (21) hasta Lepanto-Industria... Una hora de trayecto apelotonado con tufos estivales irrespirables. Un año y otro… con imágenes grabadas en la retina. Eso sí, era joven y cargado de vida e ilusión.
Un abrazo

Sara O. Durán divendres, 13 d’abril, 2012  

Pesadísimo ese viaje, muy largo, para pensar, leer, socializar, estudiar, escribir y aligerarlo un poco.
Mira tu inconveniente me brinda el conveniente de conocer a través de tus fotos. Te fijas, como cada quien cuenta, según le haya ido en el baile? jejeje
Un abrazo.

Josep divendres, 13 d’abril, 2012  

ramon, te entiendo perfectamente, tanto que yo no se como (ahora no claro) pides un cambio de lugar.
Y te entiendo porque también me he pasado años trabajando fuera de Barcelona y a su vez ir pidiendo traslados para los estudios.
En cuanto a las obras pues nunca lo he entendido. Yo trabajaba para empresas que cuando me aprobaban los presupuestos ponian un apartado de penalidad, que a veces era casi igual que el propio precio. Aquí se lo pasan por el forro.
En lo demás me parece que no hace falta que comente, verdad?...
Una abraçada.

pluvisca divendres, 13 d’abril, 2012  

Eso me recuerda a mi periplo cuando vivia en Barna, llegue a coger 11 transportes en un día...no veas.

Me encanta como lo explicas y las fotos que pones, me provoca cierta nostalgía...del lugar y d elo que hacía entonces.

No desfallezcas que un diía se rompera la ruitna y el periplo a tu favor...

Petonets

José Vte. divendres, 13 d’abril, 2012  

Desde luego que lo tuyo tiene mérito, porque el reportaje fotográfico es de lo más variado y extenso.
A estos políticos les gusta mucho hablar. No conozco a mucha gente que renuncie a trabajos dignos aunque tenga que desplazarse. Otra cosa distinta es que lo ofrezcan y lo que ofrezcan.

Un abrazo

nocheinfinita divendres, 13 d’abril, 2012  

Imagino que como llevas ya haciendo ese trayecto unos cuantos años, lo tienes rutinario; pero es cierto que llega a agotar. Durante algunos años yo hacía por los madriles un buen periplo para ir a currar, ahora en cambio... 7 minutos en bici y estoy.

Buen aporte fotográfico.

Besos

genetticca divendres, 13 d’abril, 2012  

Ostras Ramón...Me he cansado solo viendo las fotos,he hecho footing por todas ellas, hasta llegar a la conclusión, no se, es una idea, de que mejor seria alquilar una vivienda en el lugar donde trabajas, te ahorrarías mucho en transporte y, si no me equivoco, en descontaminación.
Llevas un tren de vida parecido al idem...que mole. Para tu próxima reencarnación yo me pediría nacer aborigen en Australia, sin más preocupación material que la de un taparrabos y unos cuantos pigmentos para decorar la piel. Te aseguro que me dan envidia, además su inteligencia es innata y pura.

Te deseo paciencia y muuuuuucha larga via.

Un abrazo

mariajesusparadela divendres, 13 d’abril, 2012  

Fomento todavía le debe el ave a mi tierra.
A cambio , tenemos gaviotas carroñeras.

fus dissabte, 14 d’abril, 2012  

Tenemos un firmamento llenos de gaviotas, en mi Andalucìa a pesar de que ganaron las elecciones no han sacado la mayoria absoluta de la que tanto hablaban, pero con tantos recortes que me expliquen de donde van a quitar el paro, nadie dice nada de montar industrias...no entiendo la soluciòn que quieren imponer....adios al estado del bienestar.

un fuerte saludo

fus

Montse dissabte, 14 d’abril, 2012  

Como me divierto con tus post, y por largos que sean se me hacen cortos.
Cuando yo trabajaba en Barcelona viviendo en Sabadell, tenía que coger un autobús y dos metros, y me parecía mucho, aparte de que tenía que comer fuera de casa, y entre los viajes y la comida no me salía muy a cuenta.
¡Madre del amor hermoso! ¡vaya trote llevas para ir a trabajar! por lo menos te sirve para ir instruyéndote cada vez más, si cabe, leyendo durante los trayectos.
Pero ya sabes, ólvidate del cafelito y el periódico en horas de trabajo, que el país está muy mal y lo tenemos que recomponer entre todos, los de siempre, y pagar los safaris de la casa irreal.
Un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dissabte, 14 d’abril, 2012  

Bona nit Ramón:
Quin reportatge més complert ens has fet.
Doncs mira veus ja fas gimnasia, sense tenir que pagar el gimnás, encare que el preu dels transport a Barcelona Deu ni dó.
Sort que t´agrada llegir, i mira es una bona manera d´aprofitar el temps i no aburrirse.
I ets un bon observador i aixó també entreté.
No hi ha que agafar-ho amb strés sino després l´estómac ho pateix.
El que no comprenc jo, que per exemple profesors que viuen a Valencia, es un dir, a lo millor els envien a León o viceversa. No podríen seleccionar els llochs segons on viu la persona?.
El meu marit ara ja s´ha jubilat era Profesor d´ Ingenieria de Materials de la Politécnica de Valencia, encare va tindre sort, perque hi ha gent que vivin a Valencia, es tenian que desplaçar a Castelló o altres llochs.
La veritat es que hi han coses que no tenen lògica.
Ja amb torno enrollar, qu ´en soc de xerraire per escrit oi?.
Feliç cap de setmana.
Una abraçada, Montserrat

Alfonso Saborido diumenge, 15 d’abril, 2012  

Pues mira , en algunas cosas coincidimos. Yo también trabajo a veinte kms. Lo único que para ir a mi trabajo no tengo transporte público. Tengo que ir por fuerza en mi coche, con el consiguiente gasto en gasoil, como ventaja es que tardo veinte minutos desde mi casa. Podría ir en tren, pero la estación la tengo a tres kms de mi casa y luego la otra estación a otros tres kms del trabajo. Podría coger la bicicleta, pero por donde tengo que coger hay perros salvajes. A parte de que es un lugar de cruishing y lo que me faltaba a mí, vamos!!
También coincidimos en que vemos el mar para ir a trabajar. De hecho, trabajo a la orilla del mar, lo cual, es una delicia :)

iruna divendres, 20 d’abril, 2012  

i pensar que hi ha persones que deuen fer el recorregut a la inversa per anar a treballar...

me sorprèn quan hi ha paletes que em diuen que se'n van a barcelona a treballar en una obra, mentre hi ha empreses de barcelona que vénen a fer obres aquí. hauria de veure-ho "normal", però se'm fa estrany.

i què fa un centaure havent d'agafar tants trens? amb tants transbordaments, potser arribaries abans cavalcant :)

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP