Para todos los amigos que aún no lo sepan he abandonado este blog y he abierto otro. Ahora me encuentro en Accés a Maians, lugar en el cual voy colgando las nuevas entradas y donde me gustaría encontraros a todos.

dimarts, 22 de novembre de 2011

LONDON TAXIS

(¿Esperaba alguien una valoración de las elecciones del domingo? Yo sí. Yo sí esperaba hacerla. Mejor dicho: la hice, la redacté. No una valoración al uso, que ni soy analista político ni tengo ningún interés en serlo. Lo que escribí fue solamente un apunte de urgencia. Pero todas las retóricas nos aconsejan no redactar en caliente. Y más que me lo aconsejerían a mí, que tengo tendencia al desaliento exaltado. Así que ahí queda esperando. Dejemos que se enfríe, como la sopa. Y más adelante, la semana próxima por ejemplo, os cuento lo que pienso de este país azuloscurocasinegro. De momento, prefiero ponerme colorista.)


----------
Este verano pasado estuvimos en Londres, ciudad alucinante, un New York a la vuelta de la esquina. Era la segunda vez que íbamos, y nuestra idea era patear lugares y museos que habían quedado pendientes y acercarnos a Cambridge, Oxford y Liverpool. Debo decir que Londres me gustó más esta segunda vez. Probablemente porque he sabido entender que, sin ser una ciudad bonita como puede ser París, es una ciudad vivísima, cosmopolita, en la que se cuece todo. Una New York a hora y media de avión. Un lujo, vaya. Diré sólo que conté, en los teatros del centro, unos quince musicales, ¡quince! Además de unas treinta obras de teatro, sus dos óperas y un cine en cada esquina. Sin contar con los museos: el British (esta vez no fuimos), la National Gallery (maravillosa) y las dos Tate Gallery (la clásica y la moderna). Pero podría hablar también largo y tendido de Harrod's, y de su excelente té negro. Pero será otro día.

Londres parece una ciudad nada amable. Es trepidante, eso sí, pero olvida a la gente y sus circunstancias (a quienes no son jóvenes, me refiero). Son muchísimo más humanas nuestras ciudades. Por poner un ejemplo: un billete de metro cuesta la friolera de cuatro libras con veinte. Existen abonos y demás, pero el precio es excesivo desde todos los puntos de vista.

Por culpa de estos precios en el momento de movernos preferíamos ir en taxi. Primero porque, curiosamente, el taxi está a un precio parecido al de Barcelona, y por tanto en comparación con el metro resulta económico incluso. Y en segundo lugar, porque Londres, al ser una ciudad de callejas estrechas y no en forma cuadricular como el ensanche barcelonés, tiene muchísimos menos semáforos, y va más deprisa. También nos desplazamos bastante en autobús, más económico que el metro.
Siguen existiendo los típicos autobuses rojos de dos pisos, sin puertas, pero hay menos que la primera vez que fui. Su uso ha quedado reducido prácticamente a los turistas. Recuerdo que, hace diez años, cuando me subí por primera vez, me sorprendió la empinada escalera que ascendía al piso superior. No tenían puerta y no se detenían en las paradas, sino que la gente saltaba entrando y saliendo aprovechando los semáforos. Una locura. Ya entonces pensé, ¿cómo harán los viejos de Londres para tomar transporte público?

Los taxis londinenses son los más cómodos del mundo. Amplios, altos, grandes. No tienen maletero, así que pones las maletas contigo y no te cobran suplemento. Al taxista se le habla desde fuera, colocándose uno al lado de la ventanilla (atención, lado derecho, ya se sabe). Y cuando uno ha llegado se le paga también desde fuera. Y además incorporan publicidad. Ya no son negros, como antaño, o al menos no son negros todos, sino de vivos colores, anunciando espectáculos y viajes. Resultan vivos, cambiantes, como la ciudad misma.

35 comentaris:

mariajesusparadela dimarts, 22 de novembre, 2011  

Me gusta el Londres que tu has visto.
El mío no se le parece en nada (salvo en la forma de pillar un taxi)

josefina dimarts, 22 de novembre, 2011  

Estoy de acuerdo contigo en cuanto a las elecciones, en caliente solo la sopa.
Me ha gustado ese paseo que me has dado por Londres, y la infamación, si voy algún día se que no debo de subir al autobús rojo.
Un beso amigo

MAMÉ VALDÉS dimarts, 22 de novembre, 2011  

Buen recorrido por Londres y mejores consejos, estuve en 1999 varios días y repetiría. See you later.

Reyes dimarts, 22 de novembre, 2011  

Mucho mejor este repor sobre taxis londinenses que analizar nuestra realidad política; me ha gustado mucho.
Abrazos.

tula dimarts, 22 de novembre, 2011  

La verdad es que describes muy bien.
un saludo

Pilar dimarts, 22 de novembre, 2011  

Una buena forma de recordarnos que la vida sigue, sobre todo más allá de nuestro propio ombligo, siempre me salto Londres, ante unos días y unos eurillos me sigo girando a Italia o a Francia, pero me lo pongo de tarea.

Besos

Laura dimarts, 22 de novembre, 2011  

Pues a mi es una de las ciudades que menos me ha gustado.
Los ingleses por regla general no me gustan, tan estirados, cuando preguntas algo -incluso en ingles- tienes que afinar el tono, sino nadie hace el menor esfuerzo por enterderte. No disfruto.
Escocia y Gales son diferentes, sus pueblos costeros tienen mucho encanto, la gente es mas sencilla, mas tratable.

Para gustos, colores, pero no lo compares con NY, nada que ver.

Abrazos.

Dilaida dimarts, 22 de novembre, 2011  

Todas las ciudades tienen "su aquel" como decimos los gallegos, sólo hay que saber buscarlo. Normalmente en el primer viaje no se descubre la verdadera belleza y algunas se resisten un poco.
Bicos

Montserrat Sala dimarts, 22 de novembre, 2011  

Hola Ramón: les teves primeres paraules son just el que pensava, creia que seria. Veig que t'han aconsellat molt bé,en no parlar a cor calaent de temes tan espinosos com ho estat questes darreres eleccions. perque jo cada dia he entrat al teu espai esperant el teu comentari, i res.
de manera que hem d'esperar més, pues: esperem. Perqué els taxis no m'ìnteressen gens, ara com ara.

fins aviat, i vigila el que dius. No et vagi a passar a com a mí. He tingut que engullir molts gripaus. la cosa està molt sacsejada. treu fum.!!!

Eastriver dimarts, 22 de novembre, 2011  

Montserrat, em fas riure, ja sé d'algun gripau que t'has hagut d'empassar... jo també algun, no et pensis. Saps què et dic? Que no em fa res. Jo procuraré sempre no faltar al respecte a ningú, i si li falto demanaré disculpes, que no se'm cauen els anells. Però, callar-me? No, no ho penso fer. Sí, mira, a sobre... Cornuts i pagant el beure, jajaja. De totes maneres sí que les formes són importants: la mateixa cosa es pot dir ben dita o mal dita: si la dius mal dita la única cosa que aconsegueixes és tenir problemes afegits. Per això tinc la sopa a la nevera; per dir ben dites les coses. Petons.

Laura, sí, sí, mantengo lo de un NY a la vuelta de la esquina. Bueno, de acuerdo que son ciudades muy diferentes desde muchos puntos de vista, pero su vitalidad, su actualidad, su concepción anglosajona, su circunstancia, el hecho de ser ambas crisol de culturas, entre otras muchas cosas, las hermanan. Se me antojaron más parecidas de lo que en principio podríamos pensar. No físicamente sino en un sentido general. Un abrazo.

alma dimarts, 22 de novembre, 2011  

Hum...nunca he estado allí y al revés de todos los sitios en los que no he estado, no tengo tampoco muchas ganas de ir. ¿Será porque tengo allí una cuñada? :P

Casi seguro

Pero me encantaría ir a Escocia, eso sí.

Un beso, Ramón

Isabel Martínez Barquero dimarts, 22 de novembre, 2011  

Sabes que no conozco Londres y que no entra dentro de mis prioridades. Aunque he de admitir que, algún día, cogeré un TGV desde París a Londres por el simple placer de meterme en el Museo Británico y en la National Gallery.
A saber si estando allí cambio mi opinión sobre los ingleses, pero, en principio, no me gustan estos señores, los más escandalosos en cualquier parte del mundo.
Sé que son prejuicios y, si he de desdecirme, así lo haré.
Por lo demás, me he divertido con tu crónica sobre el transporte en Londres. Qué locura de autobuses, qué abuso el precio del metros y qué divertidos los taxis.
Un petó.

Anna Jorba Ricart dimarts, 22 de novembre, 2011  

Ramon ...
Fa anys que tinc els records ficats en boira, però em va agradar la ciutat .. recordo passejar per Hyde Park i escoltar discursos, que no entenia, dalt d'una plataforma (com era costum, és a dir sobre una cartolina, una caixa ....) allò em va cridar l'atenció; recordo el mercat d'antiquaris i col · leccionistes de Portobello Road, un passeig que em va agradar, recordo passejar per Picadilly Circus fins a arribar a Trafalgar Square ... etc...; recordo que varem entrar quatre en una cabina d'un sex shop i treure'ns d'un a un, per escàndol i rialles sense control ...
i recordo, que ens desplaçàvem en metro, el London Underground, una xarxa extensíssima que ens traslladava a tots els racons i si, com no ... els taxis que en això coincideixo amb tu, encara que llavors no tenien el colorit dels de les fotos, almenys jo no els recordo així...hi tinc molts records...

Del tema de Espanya per mi és com altres, que millor per a un dia de pur infern ... ai ¡vull dir de pur hivern.
Molts petons

Lluís Bosch dimarts, 22 de novembre, 2011  

Sí, mejor esperar a valorar en frío. Yo me aventuré en caliente, pero sólo para expresar mis emociones en el momento de ver los resultados. Por otro lado, loas analistas analizan en función de ideas previas y preferencias, de modo que tampoco me sirven.
Sea como sea, un dato que no comentarán es que la abstención sigue subiendo, y que es la verdadera mayoría absoluta a tener en cuenta.

El Joven llamado Cuervo dimarts, 22 de novembre, 2011  

Habían sido divertidos los tíos?

ana dimarts, 22 de novembre, 2011  

en cuanto a las elecciones no me pude reprimir, soy de sangre caliente y muy roja, no tengo remedio.

Londres no me llama la atención, pero has hecho muy requetebien de guía turístico.

Un besazo

Alfonso dimecres, 23 de novembre, 2011  

Me gusta tanto color entre tanto azul jj Me niego a ver nada de viajes hasta que termine de pagar la hipoteca (me quedan dos años, mil eurista que es uno y pareja en paro :( )

MariluzGH dimecres, 23 de novembre, 2011  

No conozco Londres y (entre nos) creo que no iré, bastantes 'british' tengo en mi urbanización ;)

Espero seguir leyendo el resto de crónicas del viaje :)

un abrazo

Antònia Pons Valldosera dimecres, 23 de novembre, 2011  

Ja tens raó, ja...
No parléssim de política o ens posarem tots de molt mala milk.
Fem-nos un té i somiem amb taxis de colorets. Tu si que en saps, East.
Abraçada.

Ciberculturalia dimecres, 23 de novembre, 2011  

Es la enésima vez que intento dejarte un comentario y no lo consigo. Me da error. Intento decirte que es estupendo este cambio de tercio que hoy nos has propuesto. Encima lo haces con una ciudad a la que he ido con mucha frecuencia. Tanto a nivel profesional como privado. Me encanta y efectivamente sus taxis son los mejores del mundo.
Gracias por este espacio de relax
Un beso

Jose Lorente dimecres, 23 de novembre, 2011  

Tuve sensaciones muy parecidas a las tuyas cuando lo visité hace ya unos cuantos años. Estoy deseando volver. Es una ciudad impresionante. Hay que ir, a pesar de cuñadas y de prejuicios.
Me alegro de que nos hables de esto hoy y no del "azuloscurocasinegro", por todo lo que dices en el prólogo con el que también coincido letra por letra.
Un abrazo.

Montserrat Sala dimecres, 23 de novembre, 2011  

h! s'em havíe olblidat. m'agrade motl aqeusta capsalera tan verda i formosa.
Si senyor has tingut molt gust

nocheinfinita dimecres, 23 de novembre, 2011  

Hiciste bien en traernos esta entrada tan colorida, que bastante azulado está el patio.
Yo también, hoy, he viajado por Londres, y además sin pagar un duro :)) Gracias.

Un abrazo

Encarni dijous, 24 de novembre, 2011  

Si supiera inglés lo mismo me llamaba ir allí, pero no tengo interés, como tampoco viajaría a EEUU, yo sueño con viajar a Praga, o a Venecia, o París oh lala.

En fin yo espero ese análisis político pero cuando esté cocinado, vale?

Un abrazo.

Euphorbia dijous, 24 de novembre, 2011  

Jo tinc passió per Londres, els museus, els seus carrers... només m'hi cal passejar. Tindré en compte això dels taxis per a la propera vegada que hi vagi.
Petons

ARO dijous, 24 de novembre, 2011  

No conozco Londres, no me atrae. Prefiero París. No hablo inglés, j'aime le Français.

genetticca divendres, 25 de novembre, 2011  

Guay, pero me gusta más Barcelona. Hace 30 años que fui a Londres, me pareció cultural y bella. La comoda un asco, los ingleses, de todo, como en todas partes.
Un Saludo

m.eugènia creus-piqué divendres, 25 de novembre, 2011  

Que bonito es Londres, me entusiasmó, lástima de los ingleses que son de llevar la contrarian a todo, lo se por experiencia, tengo familia alli británica, creen que son lo mejor del mundo, en fín, una pena.Un petonet

Jose Vte. divendres, 25 de novembre, 2011  

Yo nunca h3e estado en Londres, pero siempre me ha dado la sensación de ser una ciudad excesiva en todo, grande y de trato frío. Al menos eso es lo que yo siempre he detectado, por referencias claro.

Los taxis son rechulos, pero eso de saltar del autobús, nose, nose..., jejeje

Un abrazo

Cabopá dissabte, 26 de novembre, 2011  

Me parece bien que repose tu crítica, azulcasinegro...Así lo veo yo también

No conozco Londres, pero con tu visita ya me das una idea, al menos para moverte por la ciudad.
Besicos amigo.

Juglar dissabte, 26 de novembre, 2011  

Me ha gustado tu particular visión de Londres, que coincide bastante con la mía.
Fui hace algunos años y me gustó mucho. Quizás porque me defiendo un poquito en inglés y disfruté practicando en los lugares que visité.
Los ingleses ya son otra cosa, fríos, distantes, nada colaboradores y se creen el ombligo del mundo!
Estaré pendiente de tu valoración del "casi negro". Antes de la primavera, el tono azul será un recuerdo en manos de su mayoría absoluta.
¡Hasta miedo me da imaginarlos!
Un abrazo.

mateosantamarta dissabte, 26 de novembre, 2011  

Gracias por el viaje, amigo. Y por lo demás el azul oscuro y el negro son dos magníficos colores para resaltar el contraste de los colores luminosos...y a ellos vamos. Yo soy un optimista. Un abrazo.

genetticca dissabte, 26 de novembre, 2011  

Perdón. Quise decir la comida, la comida en Londres es un asco, la comoda es para sentarse.
un flas de las prisas.

Un abrazo.

Eastriver diumenge, 27 de novembre, 2011  

genetticca, ni siquiera me había fijado en el error de tu primer mensaje: siempre leí comida, quizá porque estoy tan de acuerdo contigo... Un abrazo y gracias.

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño diumenge, 27 de novembre, 2011  

Me gusta tu mundo colorista. Demos color al color, y avivar los grises, que ser realista no es ser pesimista, aún cuando tengamos motivos para serlo.
Me ha encantado viajar por Londres. Si alguna vez ocurre algún milagro, igual puedo verlo con mis propios ojos.
Un beso

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP